jueves, 30 de diciembre de 2010

RELATO: LA NIÑA DEL COLUMPIO

La niña del columpio


Rodaban los años cincuenta, del siglo veinte. Cuando la niña era niña. Tiempos difíciles y duros. Sin radio y mucho menos televisión.
Como entretenimiento solo un viejo columpio de cuerda dura, que dañaba las tiernas manos con las hilachas del esparto.

Hija mayor de cinco hermanos. Ya con doce años, la niña paso de ser niña a ser mayor.
Encantada de la vida, limpiaría la casa y cuidaría a sus hermanos, mientras sus padres salían a trabajar al campo.
Sofía que así se llamaba la niña, seguiría en su afán por columpiarse. Solamente deseaba que llegase el domingo para andar en el dichoso columpio.
Sofía caminaba siempre de prisa y corriendo, pues tenia muchas cosas que hacer.
Era un domingo de invierno, cuando caminaba hacia el sitio donde pensaba divertirse, con el bamboleo del susodicho columpio, de dura y áspera soga. -Al acercarse…unos muchachos de su misma edad la empujan fuertemente invitándole a abandonar la zona.
Cabizbaja y tiritando de frió Sofía se da la vuelta para marcharse a casa, ella se dio por aludida, lo que si tiene claro es que no se doblegara en su propósito. Y concienciada de que estos no le dejaran en paz lo deja… pero volverá.

Camino a casa y en vista de que no es la primera vez que le suceden cosas así, llora y piensa a la vez que hacer en la siguiente, pues lo que tiene claro es que no dejara de lado la única diversión que tiene aun en su corta vida.

Ya entrando en la calle larga camino a casa, observa como un joven de su vecindad la esta mirando a través de una vieja ventana de madera, agujereada por el paso de los años. Pero. Sofía no esta para nadie y, con gesto brusco empuja insistente la puerta chirriante… ella no necesita llave ya que en aquel tiempo las familias solamente tenían una llave grande para todos, lo cual siempre estaría insertada en el acechadero de las puertas.

Un día ya de primavera la joven Sofía, dice a su madre que quiere ir a la vega, a trabajar, así puede comprarse un vestido y una “rebeca” de lana, de color gris, con una raya roja bordeando el cuello, y si encuentra la rebeca con una raya roja y otra azul, pues aun mejor, ya que contrastaría muy bien con el vestido de color azul con cuellos blancos.

Uno de esos días después de la cena, ya que durante las comidas tenían prohibido hablar y levantarse de la mesa, sobre todo antes que el padre.- La madre hace un comentario al padre, sobre las inquietudes de su hija Sofía.

¿Padre a esta niña se le ocurren cosas algo raras no te parece?

Bueno, ¡Es por que ya va siendo mayor! Susurrara el Padre.

Ella tendrá que hacer o comprar lo que nosotros le digamos, no lo que ella quiera! Recalca algo alterada la Mamá de la niña.
Mujer déjala… los tiempos cambian.

Una tarde noche de domingo, al volver de la novena a san Miguel. Ya con su ropa nueva, tal y como un tiempo atrás lo pensase, además estrenaría también un velo corto ya de color negro con orlas en color marfil. Lo llevaría bien colocado sobre el nuevo peinado que también quiso hacerse para lucir más su nuevo estilo. El peinado seria dos trenzas enlazadas, bordeando la parte más alta de la cabeza y por encima el flamante velo.
Al salir de la Iglesia las miradas la rodean por todas partes.-Quiere salir corriendo, pero… Alguien se cruza por delante y le dice. (Nadie es tan guapa como tu).

Sofía no sabe que le esta pasando… solo quiere lloras. Las amigas la critican y no le hacen caso. El joven al cual dice gustarle no le puede ni ver pues piensa que por mirarle… solo por eso esta cometiendo un pecado, y luego el cura cuando vaya a confesarse le pondrá una penitencia muy grande.

El tiempo pasa y Sofía se va haciendo más y más mayor. Ahora le tocara ir por la calle un poquito “encorvada,” y es que ya es verano y le da vergüenza que le abulten las tetillas por encima de la blusa.
“Joe”- ¡Quiero apretarlas para que no se noten, pues los muchachos no hacen más que mirármelas! Y las amigas me odian por tenerlas.

Ella realmente esta contenta pero no lo puede decir y, aunque le dicen que es pecado tocase en ciertos sitios, la curiosidad le tienta. Y… por la noche al meterse en la cama, en la misma habitación que sus hermanos ya que es la única que hay en la casa, a parte de la de los padres.
Ella se va pasando sus pequeñas y finas manitas por los duros bultitos, algo que le agrada mucho. Sin embargo… todo esto, la vuelven a desesperar.
¿Por qué todas estas cosas me pasan a mí, antes que a mis amigas?

Sofía cuenta todo esto a una vecina seis años mayor que ella. Esta le aconseja que no tenga miedo a nada ni a nadie. Que la gente es muy criticona, pero es por envidia. Esto le da mucho que pensar a Sofía. Que no se le terminan los problemas.

Una tarde que pudo conseguir el columpio sin esperar, para balancearse ya que estaba sola. Disfruto del buen tiempo y la tranquilidad, columpiándose a sus anchas. Mientras su larga melena se expandía por todos lados acariciando, sus mejillas en tanto sus cabellos sedosos juguetean airosos, entremezclándose con sus largas pestañas, que custodian el color agua marina de sus grandes ojos. Al bamboleo del Cambotin.

Cuando se da cuenta de que algo nuevo le esta pasando. Intenta averiguar el por que de su malestar, pasando sus deditos bajo el vestido azul, se nota mojada.- Esta salta rápidamente del columpio, y se marcha corriendo. Solo ve a una persona en el trayecto, que intenta ayudarle por si le sucede algo. Al acercarse, ella le suelta una gran bofetada. Y sigue corriendo hasta casa de su mejor amiga y vecina. Le pregunta si por eso que le pasa es que esta enferma, pues tiene molestia y mancha de rojo, por lo cual le da miedo.
La vecina será quien la ponga al día de el por que de todos estos cambios en el cuerpo de las personas.
¡Pues vaya peste de cosas que nos van pasando al hacernos mayores! - Es el único comentario que hace Sofía.

Pero… ahora que no se te acerque ningún muchacho” que las muchachas nos podemos quedar embarazadas.
Esto si que le da que pensar a Sofía! Que nada mas ver a su vecino, le pone una mala cara que no puede con ella.
¡Por cierto! Esa misma tarde cuando Sofía sale de casa a comprar algunas cosas que le ha mandado su madre, se encuentra con el muchacho.

Hola Sofía!! no- no corras, solo quiero decirte si quieres mis reveos, para leerlos, ya se que te gustan.
Bien dámelos pero sin tocarme ni las manos. Le dice la muchacha, ya bastante pausada, pues la explicación de su vecina le ayudo mucho a comprender las cosas de la vida.

Un año más tarde

Sofía Continúa creciendo y cada día que pasa siente más atractivo y curiosidad por las tendencias y la moda femenina, en todos los aspectos. Algo que tan solo sabe valorar su ya entonces buen amigo y vecino, Fernando.
Las amigas continúan con las críticas y malos humos hacia Sofía.

Fernando es ya un joven simpático y muy apuesto…mala cosa para la joven por eso de las envidias de sus amigas una vez más.

Este mismo verano Fernando y su familia, se marcha a trabajar de temporeros en la recogida del algodón.
Sofía le hecha mucho de menos, a penas sale de casa.

Aunque ya es mayor ella sigue acercándose hasta el columpio. Se sienta en el… viendo la puesta de sol, que la va deslumbrando. Pero ella sueña –sueña-sueña.
¡Fernando, me as engañado, pues ni siquiera te despediste! Ni me diste mi pañuelo el que te presté para sacarte la mota que te entro en el ojo, Yo creí que éramos amigos, ya solo me queda este columpio como recuerdo.

Sofía al cumplir los quince años, ya harta de soñar con lo imposible… se marcha. Alguien le promete que muy lejos podrá trabajar en fábricas y no a la intemperie. Y ganar dinero para vestir como a ella le gusta y, enviar a su familia que viven muy escasos.

Años más tarde

Ya pasado el tiempo se marcha la niña. Muy lejos del pueblo ya vive la niña. Que suspira y llora siempre que se acuerda. De la vieja soga colgada en la encina. Del joven vecino… también su vecina.

Años de silencio sin cuerda ni encina. Sin dulces recuerdos, ni amargas desdichas. Ni trenzas ni velo. No llevo rebeca ni vestido nuevo. No soy una niña ni pretendo serlos, ya nos vienen otros pisando el terreno.

Deja que me mire un poco al espejo, Por si las arrugas son solo el reflejo, de esta luz tan pobre… ¡me comprare otra, que no tenga arrugas ni cabellos blanco! Guardaré mis manos dentro del bolsillo, les pondré más cremas y nuevos anillos.

Ya pasan los años –años de silencio, ya llega la hora de volver al pueblo. ¡Lo encuentro mas chico! ¿OH es que no me acuerdo? La calle empedrada, los vecinos nuevos, hacen que me olvide, de todos aquellos.

¿Donde están los míos? que ha sido de ellos. Pregunto a la gente y escucho silencio. Donde están los hijos, donde están los nietos. Donde están los años que pase con ellos. Donde mi vecino- ¿OH fue solo un sueño?

Nadie me conoce… ríen en silencio. Parece que el tiempo no paso por ellos. Husmean, susurran cuentos y más cuentos. Que si la vecina. -Que quienes han vuelto.

Las tristes campanas ya tocan a muertos.
Del viejo columpio yo les estoy viendo.
Quien es aquel hombre, se acerca en silencio,
le tiemblan sus piernas, blancos sus cabellos.

- ¡Deja que te ayude no caigas al suelo!
¿Por que llegas tarde? sabes que te espero.
No tengas reparo, no me tengas miedo.
Ya en el otro mundo juntos estaremos.

El sol me deslumbra frente al cementerio.
No pongas tu mano sobre mi cabello.
Las tienes más blancas que los propios muertos.
Que nos dejen juntos por siempre aquí dentro.
Como mariposas eternas seremos.


Hortensia Alcalá García

martes, 21 de diciembre de 2010

Filosofía

Proverbios:
El vino es inocente, solo el borracho es culpable.

Hay más filosofía y sabiduría en una botella de vino que en todos los libros.

Una barrica de vino puede realizar más milagros, que una iglesia llena de santos.

Quien no ama las ostras, ni los espárragos, ni el buen vino, no tiene alma ni estomago,

Mas vale beber un vaso de vino bueno, que muchos y malo,

El vino consuela a los tristes, rejuvenece a los viejos, inspira a los jóvenes
Y alivia a los deprimidos del peso de sus preocupaciones.

El vino es para degustarlo y disfrutar de sus secretos.

El vino es lo que mas ha civilizado al mundo.
-Según FranÇois Rabelais

El vino es la parte intelectual de una comida, las carnes y las legumbres no son más que la parte material,
S. Alexandre Dumas


El cielo hizo el agua para Juan-que llora e hizo el vino para Juan- que ríe.

Cuando el vino está servido, hay que beberlo, luego cuando mi vaso esta vació lo lleno y cuando está lleno lo vació!

Todo esto lo dicen otros. ¡Y yo digo!

Cuantos quebraderos de cabeza nos da el vino, ¿No procederemos todos en vez dé… de los peces un poco mas del vino?

Buen provecho señores y que sienten bien las comidas y el vino.

Hortensia

domingo, 12 de diciembre de 2010

Madre no hay mas que una

Madre no hay mas que una:

Domingo por la mañana. Me dispongo a viajar hasta Donostia. Voy en mi coche, pero claro ya mi coche y yo… no somos nada nuevos, el coche, para ser coche es viejo. Yo para ser mujer soy algo mayor. Y bien ya al llegar a Urretxu, el coche se para y ¡me dice que ande yo si quiero!

Me pongo a pensar que hacer, desde luego con cara de mala gaita…

¡Ah! en esto pasa el Bus.

Ya esta es mi salvación. Dejo el coche mal aparcado en zona amarilla, como casi todas, es domingo no puedo hacer nada.

Buenos días- nadie me contesta, ¡creo que no me han oído!

¡Que bien, me viene compañía!-

Un joven se sienta en el asiento de mi lado derecho, a petición suya. Pues los buenos días no. Pero decirme:
¡Eh! Quiero allí que dormiré durante el viaje.
Bueno, ¡que me cuesta! no pasan tres minutos cuando se escucha un tono musical, pero no es la radio del flamante Lurraldebus, el joven busca por todos los bolsillos, ya con cara de enfado por fin lo encuentra. Es su móvil.

¿Que pasa Madre?

Se escucha tímidamente la voz preocupada de la madre. ¡Solo quiero saber si estas bien! Bueno y de paso me dices si llegaras para comer.
El joven responde ¡Si! y mira te dejo que estoy en el Bus y quiero aprovechar el rato para dar una cabezada.

Me quedo mirando al chico que aparentemente un tanto distraído, sigue con el móvil en la mano, haciendo una mueca, hacia el lado derecho del rostro, dibujando en este un hoyuelo, gracioso y simpático.

En el momento que abre los mensajes que tenia del fin de semana, vuelve de nuevo a sonreír, me mira y me dice:

Es que…Madre no hay mas que una.

-Chico a buen seguro esa frase será la mejor que yo escuche a lo largo del día…pero díselo a tu Madre, cuando llegues a casa abrázala y díselo. Escúchala. Creo que eres un buen chico. Cambia un fin de semana entero de vez en cuando de estar fuera de casa, para estar con ellos. Con tu familia, escúchales, y deja que te escuchen. No te rías tu solo. Haz reír a los demás. A tu familia. Sobre todo haz reír a tu madre.
Las buenas compañías, son las que tú eliges a lo largo de tu vida. Eso esta muy bien. Pero debemos vivir el presente. No el pasado ni el futuro. Y la compañía más incondicional es la de la propia familia.
Sobre todo la de la madre. Que solo respirará “hondo” cuando ya estas en casa.
Lo de divertirse esta muy bien pero de vez en cuando. No todos los fines de semana, ya que el cuerpo y la mente es bueno cuidar, y conservar bien para toda la vida.-

El joven me mira de nuevo y me replica.
¿A que viene tanto sermón? Que yo sepa no he pedido consejos a nadie ¿quiere dejarme dormir?...
¡Si te pido excusas! Pero… se me averió el coche y creo que tienes razón lo estoy pagando con tigo.

Se hace un silencio sepulcral. Pues los pocos viajeros que al ser domingo van en el bus, se han quedado dormidos.

Próxima parada.

Cuando el Bus se dispone a parar. El joven coge de nuevo el móvil y lee los mensajes enviados.

Viernes- Madre que no ceno en casa. (Borrar)

Viernes- Ama que no iré a cenar. (Borrar)

Viernes- Madre ceno fuera. (Borrar)

Viernes- Amatxo esta noche ceno con los amigos.

Viernes- Ama ceno en Donostia, donde solíamos cenar cuando éramos niños. Cuando tu y aita- papá, juntos con mi hermana mayor, nos íbamos en el autobús, y nos llevabais a comer y cenar. Después de ver los fuegos artificiales, volvíamos a casa tras haber pasado un día divertido y muy agradable.

El joven vuelve a mirarme, en esta ocasión la mueca no es tan expresiva, una lágrima recorre su rostro. Mientras sigue mirándome. Me fijo en sus ojos grises. Cabello ligeramente ondulado, su tez morena, con un punto de timidez, que le da un carácter, un tanto apacible. Continúan saliendo nuevas gotas de agua salada surcando el rostro de un hombre joven que esta a punto de caer derrotado.

El móvil suena de nuevo.
¿Hola?- pregunta
Hola que se nos olvido quedar para el Viernes…Su amigo.

Ya pero yo el viernes no puedo salir con los colegas
Ni al siguiente tampoco.

¿Te hemos hecho algo malo? –insiste su amigo.

No nada malo al contrario. Lo paso muy bien con vosotros. Pero
En el bus e tenido un sueño y quiero aprovecharlo de vez en cuando. -Creo que me acabo de hacer mayor.

¿Te encuentras bien? -su amigo.

Si mejor que nunca. Acabo de entender las llamadas de mi Madre al móvil. Os llamare para quedar ¡Ah! Y Madre no hay mas que una.
Agur. Adiós.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

El lago rojo


Hace muchos años, en un precioso lugar de Francia, existió un castillo en el cual vivía con sus padres la princesa Nua. La princesa llego al mundo en el sitio equivocado y ya para los 15 años, tuvo claro que ella no quería ser princesa.

A la edad de 16 años, sus padres un poco ancianos ya, decidieron donarle todos sus vienes, por si en algún momento a ellos les pasase algo. Un día se reunieron en uno de los salones del castillo con la idea de decirle que tenía que casarse, cosa que la princesa Nua no acepto. El hombre con quien le pensaron casar, solo era rico, pero todo lo demás le faltaba. Era feo, tenia el doble de edad que ella, y solo pensaba en comer, beber y salir de caza. Ella no aceptaba ninguna de esas cosas. A la mañana siguiente Nua escapó del castillo y seis siglos después, aun no ha regresado.

El joven Pierre, hijo único de Marie, una mujer buena y trabajadora que al quedarse viuda tuvo que sacar ella sola adelante a su hijo. Pierre siempre fue muy responsable y agradecido con su madre. Estudio química pero no se dio por satisfecho y quiso conformar a su madre estudiando otra carrera que seria, ciencias de la naturaleza. Paso poco tiempo para cuando empezó a trabajar como químico en unos laboratorios de su ciudad.



Era primavera y en esta época al joven le gustaba pasear por las inmediaciones del lago situado junto al castillo, cuando salía del trabajo.

Tras unos días lluviosos, salio el sol. Las flores se abrieron con todo su esplendor y reverdeció el paisaje. El lago parecía transparente, ya que en el cielo no se veía ni una nube.

- ¡Hola Pierre!- escucho mientras contemplaba el agua

- Hola- contesto extrañado ante la pregunta del desconocido.

- ¿Te gusta pasear junto al lago verdad?-

- ¡Si así es! ¿Pero como sabe mi nombre?- preguntó

- Ja ,ja!. Claro tú no me conoces, pero yo a ti si le dijo Charles; pues así se llamaba el simpático caballero.

- ¡Si vienes mañana te enseñare una cosa que te interesará! exclamó el anciano.

Pierre que era una persona ante todo curiosa, aceptó y siguió su camino.

Al día siguiente Pierre no estaba a gusto en el trabajo, no podía centrarse, no dejaba de pensar en que seria lo que Charles quería enseñarle. Cuando llegó a casa estaba nervioso y dijo a su madre que volvería tarde a casa. Marie, su madre preocupada, le preguntó si sucedía algo. Pierre le contó la historia del hombre que conoció, argumentando así la tardanza a su preocupación.



Pierre se dispuso a acudir a su cita, y para las dos de la tarde caminaba por la orilla del lago. Al afinar la vista, Pierre descubre a una pequeña embarcación tripulada por Charles. La embarcación, roja como el fuego dotada tan solo de un par de viejos remos de madera a los lados.

- Buenas tardes Pierre- exclamó tan alegremente como acostumbraba Charles,

-¡Muy buenas! ¿De donde has sacado esta barca tan antigua?, ¡es muy bonita!- exclamó Pierre.

-Es una larga historia Pierre. ¡Sube y te lo cuento! – dijo Charles

Pierre fue a levantar del suelo los viejos remos de madera y al incorporarse Charles había desaparecido. Así que Pierre amarró la barca a la orilla y se marchó sin saber qué hacer.

Los días siguientes fueron muy confusos para el joven…Marie tampoco estaba tranquila viendo como su hijo hacía cosas un tanto raras. Pasaba largas horas mirando por la ventana con la mirada perdida y suspiraba continuamente.

-Quiero tener tiempo libre para pensar en lo que me esta pasando- dijo Pierre.

Un día Pierre dejó el trabajo y se fue al lago a navegar con la barca de su amigo Charles. Así de esta forma Pierre llego a ocupar todo su tiempo navegando por el gran lago, gozando de lo que mas le gusta que es la naturaleza.

- Él lago es tan inmenso que puedo llegar en mi barca a tres países distintos con sus gentes y sus pueblos.- dijo Pierre.

Y navegando, navegando llegó al castillo de la princesa Nua

Una mañana de verano, acomodado en la barca se puso a leer un libro, cuando de repente creyó escuchar un ruido procedente del fondo del lago. Continuó con la lectura, y pensó que no hay nada que se pueda oír procedente de las profundidades .Pero, de pronto vuelve a oír como si golpeasen un lateral de la barca. Entonces recordó que llevaba la caña de pescar, hizo unos intentos y no picaba ni un pez.

-¡Bueno pues vaya día!.

Sujetó la caña a un lado de la proa sin volver a pensar en ella y siguió con la lectura. Al recoger la caña notó que no podía subirla, como si el anzuelo se hubiera clavado… Angustiado y sudoroso por no conseguir la caña se da cuenta de que se ha alejado mucho de la orilla y la zona por donde se encuentra no la conoce. De repente la caña se movió y se movió la barca.

-¿Qué es lo que estoy viendo no estaré soñando?- se preguntó asombrado de lo que se presentó ante sus ojos.

-Jamás pensé que un pez tan grande pudiera picar!

Pero los ojos se le nublaron inesperadamente y en el momento que creyó estar cogiendo el pez, ¡el lago se puso rojo como el fuego!. Pero no tuvo miedo y siguió con su afán por coger el pez, para comer.

Cuando está a punto de tocarlo con sus manos, se escucha una dulce música; y como en los cuentos, inmediatamente, fue saliendo una bella mujer vestida de princesa de tiempos muy remotos. Entonces Pierre, se quedó asombrado y no pudo articular palabra. A la vez, mira a un lado de la barca y escucha la voz de su amigo Charles, que le decía.

-Pierre, Este era el final de la historia que traté de contarte, le dijo placidamente Charles ataviado con una camisa blanca, de la época, en la que el vivió, antes de morir en el lago, por acompañar a su buena, pero desdichada princesa. Pero nunca pudo descansar en paz, ya que siempre se sintió como el ángel protector de Nua, y toda su familia.

- Yo era el jardinero del castillo de la princesa Nua y buen sabedor de lo que sentía aquella por la naturaleza y la vida. La noche que se marcho, la seguí y nos adentramos en el lago montados en esta barca donde ahora te encuentras. Traté inútilmente de convencerla para que volviera al castillo; pero no hubo manera, explicaba el anciano.

Charles le contó que llegaría el día en que cuando el color del agua se volviera de color rojo como la barca y fuera un joven plebeyo y con buen corazón el que la guiara, todo volvería a ser real, como en los cuentos. Desde ese momento seria el espíritu del bueno de Charles el que descansaría para siempre en el fondo del lago Rojo.

Fin

El mensaje de Las cuatro rosas

Viejas  y  entrañables reliquias:
                   (Abreviado)

Es increíble como el presente pasa a ser el pasado, o “reliquias.”
En que poco tiempo perdemos   los papeles.

 Hace frió, ya es invierno. Enredando entre borradores, y restos archivados, encontramos cosas. A veces buenas, pues las malas es mejor deshacerse de ellas desde el principio.
Lo cierto es que me hace ilusión haber recuperado  uno de los momentos  de buen temple de un amigo ya  lejano. Tan lejano como antes de que apareciese tras una ristra de años.

 Coincidiendo con las… ya cercanas fiestas de navidad, que dicen que perdonar  es amar. Pues como en su día esto perteneció a este sitio. .. Pues lo quiero poner de nuevo en recuerdo de tiempos viejos.


El mensaje de las cuatro rosas:

Las cuatro rosas que al marchar
 Dejé en mi ventana…
Guardaban   un mensaje.

El mensaje:

Una lagrima unas gotitas  de mi perfume,
Un beso y un adiós.

            “Respuesta de un amigo”
Deberías haber puesto en la ventana las flores de una planta muy chula que es originaria del Japón. Es un arbusto exótico de la familia de las Saxifragáceas, con tallos ramosos de un metro de altura aproximadamente, hojas elípticas, agudas, opuestas, de color verde brillante, y flores hermosas, en corimbos terminales, con corola rosa o azulada, que va poco a poco perdiendo color hasta quedar casi blanca.

Aclaro a la concurrencia
de qué se trata esa cosa:
no me refiero a la rosa
sino a la flor de la hortensia.

De la rosa competencia
y a la gente no lastimas,
porque eres, bonita hortensia
una planta sin espinas.


Respuesta de Hortensia:
Agradeciendo el piropo.

Se aclara la concurrencia,
Con el nombre de las dos,
A cual refiere la historia,
De estas flores del Japón.

Siempre preferí la rosa de
Refinado color! Me eligieron
Como Hortensia, que en rosa o en azulado
Me conformo con las dos.
Con tal de que a ti te guste,
que más me da si soy yo.
 
   Las rosas en la ventana,
 Siguen expuestas al sol
Pues nadie vino a  por ellas
Nadie supo de su olor.

Aun siendo bellas las rosas
Diferente  en  su esplendor,
Su perfume primoroso y…
 Su rosado color
Aun siguen en la ventana
Ni el viento  se las llevo.


miércoles, 10 de noviembre de 2010

Risa de Payaso


Risa de Payaso

Así  fue como la sonrisa de payaso se fue debilitando.
Cansado, mal pagado, atolondrado y olvidado.

La flor no se deshoja, será del primero que la coja.
Si no se rompe se moja  o se esconde bajo las  hojas.

Payaso… ya no  te mojas…no sueñas, no piensas,
No ríes, no escuchas… no lloras, ya no  respiras…

¡No estas!

Te vas elevando sobre  un manto de nubes  grises y
Blanquecinas,  que  cambian de  tono al resplandor
de  tus vestiduras,  alegres  ¡como tu sonrisa.
Falsamente forzada pidiendo el aplauso!

Risas de niños para payaso.
Hasta siempre  querido he-
Incomprendido payaso.

Hortensia

Mayo 28-5-2010

sábado, 6 de noviembre de 2010

Me dejare reconquistar. El espejo del alma



Relato corto

Verano 2010

Ya    volvemos a lo cotidiano que no es poco. En algún momento pensé que podríamos arder, como quien salta una hoguera y se  prende fuego.
El sol se perdió por completo, como aquel que tiene dos caras, así ¡literalmente dicho! Aprovechó que los (52) focos de incendios que sucedían en el país vecino y atreved del humo le ayudaron a esconderse dos  horas antes de ocultarse, como cada día se oculta, para volver a aparecer radiante al día siguiente.
 Similar a una aurora boreal.
 El sol quemaba, mientras un viento silbante, entremezclado con frió,  pasaba acariciando los cuerpos, poco vestidos…para poder paliar los efectos fuertísimos de los más de 40gc.

 Este no ha sido para mí un buen verano.
Perdí toda motivación, no pude centrarme en mis cosas.
 La compañía de mi cámara  amiga  y compañera de viajes  no se centraba, no me ha ayudado nada.
 Intuyo que para mí lo mismo que al sol,  la vida se me esta oscureciendo por falta de motivación.
Pienso que las personas debemos tener siempre algo por qué  hacer  las cosas o  tomar las decisiones.
 Si esto termina, todo irá al carajo. Espero que todo sea un mal sueño.

Ahora  me  siento cada día algo mejor, espero volver a ser  como antes.
 Poderme inspirar para hacer mis cosas .Escribir, viajar,  fotografiar hasta lo menos fotografiable, etc.  

Me dejare reconquistar por los encantos de la vida y de toda su belleza.
Esto es lo único que  mi corazón puede dar de si  en coordinación con mi cerebro, en el caso de que me quede un trocito, en buen estado.
Hay un dicho que dice… el corazón alegre embellece el rostro.
Yo no puedo verlo, ¡se me ha roto el espejo del alma!  Proverbio partícula,  recién estrenado.

Hortensia




Foto Donosti

martes, 14 de septiembre de 2010

Loa a la Virgen del Casar de Portaje

A la Virgen del casar


Señora y amiga nuestra, Si un día  nos perdemos queremos que sea aquí donde tu bien cerca estas, donde tenemos agua y el cobijo que nos das.
Como en los sueños

Yo  soñé que me perdí, el miedo me perseguía, yo  invoque tu nombre  y me llevaste ante ti.

  también caminabas junto a mí, estaba oscuro, pero no tuvimos miedo, ¿Te acuerdas?
Si!
Una luz que nos guiaba  a su Ermita  nos llevo, la puerta estaba cerrada pero ella nos la abrió.
Dormimos junto el altar, con su manto nos cubrió, allí estuvimos  con ella hasta que amaneció.

Yo soñé… Que la mano tú me diste para subir a tu altar
Quise pedirte pendón,   y no me dejaste hablar
Con lágrimas en los ojos,  algo te quise contar
Y tu pronto lo encendiste,  y me dejaste soñar.
Y cuanta paz. Tú me diste… Virgencita del Casar.

No quiero contar mi sueño.
Ya que vergüenza me da,
De todo lo que pedimos y
Si puedes nos lo das
Gracias mil gracias te doy
Por tu amor y tu bondad.

í yo estuve allí

Soñé que era un pastor, que cuidaba su rebaño, con mi perro y mi bastón me pasaba todo el año,
Serranito  me llamaban  en la dehesa yo vivía
Yo no tenía miedo pues a ti cerca te tenía.
Tú eras mi amor, mi compañera, con humildad y cariño mi vida yo te ofrecía.
Cuando me toco la mili  ya que era obligación me llevaron para África  que tardamos un montón.

Ya pasado mucho tiempo a tejha volvería yo
Al regreso en aquel barco la tempestad no pillo,
Con solo invocar tu nombre la mar ya se sereno.
Me ayudaste madre nuestra por eso lo cuento yo, todos salimos ilesos de aquel barco que zarpo.

Cuando estamos en apuros, te llamamos siempre  a ti,
No te canses de nosotros que creemos tanto en ti.
Te acuerdas de aquella Barca, que por los años sesenta llenita de Portajeros, a causa de una tormenta, el rió quiso llevarse   para siempre y sin retorno, donde dios quisiera ir
Pero tú estabas allí.


Esta cuadrilla de amigos  te servimos con amor, llegados de muchos pueblos que el destino repartió
Desde que fuimos bien chicus, pal trabaju nos llevo.
Venimos desde Madrid. Cataluña.
País Vasco. Desde Castilla León.
También  castilla la mancha. Andalucía,
Y por todo  Extremadura nuestra tierra ¡como no!
Todo lo llenamos de lo mejor, Portajeros, Portajeras,  que nos fuimos un montón, con intenciones muy buenas, pues el trabajo era to.
Hoy nos juntamos aquí en un día de ilusión,
Pa- contarnos tantas cosas que la vida nos dejo…
Y decir que aquí dejamos un trozo de corazón.

Ahora para  despedirnos ¡asta luego!  ¡Que no  adiós!  Pues siempre estamos con tigo,
Nuestros campos, Nuestras fuentes,
Y nuestras puestas de sol.
Nuestras raíces profundas  no las dejamos (no)-(no)
Ya que  las llevaremos siempre muy dentro del corazón.
Hortensia



Poemas y poesías

1
Julio Romero
Julio Romero, quiso con su poder,
Pintar los vellos ojos de una mujer.
Aquellos ojos tristes le cautivo,
Y el lucero del alba se los llevo.


2
Brujo amor
No invoques al fantasma, que te ignoro.
Guarda bajo la almohada su brujo amor.

3
La sombra de la noche
La sombra de la noche guarda escondida,
Una lagrima tuya junto a otra mía.


4
A la luz de la luna
Si a la luz de la luna cortas la rosa,
Llorara tu jardín si se deshoja.

5
No mires a la luna

No mires a la luna cuando estés triste,
Si ante su inmensidad tú te perdiste.

6
No rías a la luna
No rías a la luna si estas alegre,
No dejes que se empañen tus ojos verdes.

7
Lunita de verano
Lunita de verano con viento seco,
Recuérdale a mi amor que aun le espero.


8
Alto copete
Hay lunita de agosto, alto copete, que guardas
En tu sombras lo que prometen.
Los secretos que guardas no tienen dueño
El fantasma en la noche se fue con ellos.
No preguntes a nadie quien los llevo,
Fue la luna de agosto que los guardo.

9
Terciopelo en la noche
Terciopelo en la noche tu piel morena,
No cuentes a la luna tus grandes penas
Pide a tu corazón que te las guarde
Y al final de tus días tú las recaudes.

10
Flor de la jara
Riveras de aguas dulces flor de la jara
Pregúntale al olvido cuanto se tarda.
En dibujar el rostro que no recuerdo,
De que color serian sus ojos negros.

11
Tus ojos claros
Al brillo del diamante yo te comparo,
En el ámbar yo veo tus ojos claros.

12
Sentimientos
Si publicas al mundo tus sentimientos
Guardaras el amor que llevas dentro.




13
Cardelina
Cardelina  que cantas sobre las ramas
Pregúntale a mi amor si aun me ama.


14
Ilusiones rotas
Ilusiones rotas, emociones contenidas
Amores que se pierden por las esquinas.
No guardes tus temores bajo la noche,
Da rienda a los fantasmas que los esconde.


En Portaje a 14-8-2009

Hortensia


Noche de Reyes
Que juguetes no quiero

Dedicatoria
Dedicada a los niños de Palestina…el día 6 de enero del 2009,
¡Fueron ellos los que en su día nos hicieron llorar por ellos…


Por el cielo los Reyes hoy han  venido
Y todas las estrellas los han seguido
No encuentran a los niños ¡están dormidos!

Que callen los morteros, que las bombas no estallen.
¿O! Dios esta dormido?
Que juguetes no quiero- quiero a los niños Madre.


Un suspiro

Entre abrojos y espinos
Dejo un suspiro, en la blanca mañana del invierno frió.
Si de rojo se tiñe el blanco del roció
Será que ya no vuelvo será que ya me he ido.


Como enterré tu amor

No pienses que me tienes por ti loquita.
El alma de las flores no se marchita

Ayer de mi jardín corte una flor
Y luego la enterré como enterré tu amor.


En busca de aquel amor

Si en el arroyo te miras cuando lloras por amor,
Piensa que por un momento el se lleva tu dolor.

No digas que son tus lágrimas las que brillan con el sol
Di que son perlas preciosas que una sirena perdió.
Sirenita-Sirenita-no le digas que soy yo
Cuando el arroyo me lleve en busca de aquel amor.

Hortensia Alcalá García
En Portaje a 14 de Enero del 2009


Regálale mi voz…

Veo el otoño triste… pasar de mi ventana.
Las nubes densas y misteriosas
Oscuras claras silenciosas.-
- Silencio roto por el viento,
Que las empuja lejos.
Con la intensidad del rayo,
Tu voz no la escucho, ¿acaso esta muerta?
Donde se abra ido la  habladora lengua  que un día me pedía
¿La limosna  secreta?
¡El embrujo de la noche te dejo sin ella!
¿Será el corazón quien manda?
Será la vida. ¿Será la noche? ¿Quizás el día?
No quiero que mi voz se vaya con la tuya
Me aferro a mi destino, para esperarte siempre
El cielo es infinito,  nos  abrirá sus puertas,
Mariposa  de ensueño, que brotas  de hojas muertas
Regálale mi voz, para que… la tenga.


La rosa más pequeña

Subiré montañas peligrosas
Trepare al infinito de rodillas.
Alcanzare la rosa mas pequeña, y la pondré en mis labios.
Será el viento quien la lleve hacia ti.
Para que puedas tener el beso que nunca te di…

Cosecha propia
Hortensia

Dos otoños caprichosos
 (felicitación)

Dos otoños caprichosos, al mundo les regalo una (Rosa) y una (Hortensia)
Que seriamos tú y yo. En Portaje nos dejaron… Nos cogieron con amor,
Nuestras familias humildes, con muchísimo fervor.
Hoy celebramos tu  día, mañana  ya seré yo.
-Pondremos trajes de gala por nuestra celebración.
Cuídate Rosa bonita, Un feliz día te deseo yo. Y que sigamos cumpliendo cada año así las dos.


Alondra mañanera

Alondra mañanera, hoy te as dormido.
No as cantado a la aurora y se ha helado el roció
En la  noche estrellada  su ausencia yo he vivido
Como en las largarlas noches del invierno frió.
Amor de más amores he  soñado con tigo
Son sueños muy lejanos, son sueños de un olvido.
No quiero recordarte, mi sueño esta dormido…
Que despierte la alondra, que se quite el roció,
Que llaman a mi puerta…y puede ser tu olvido.

En Oñate a 9-12-2008
Hortensia Alcalá García


Sueño de Primavera

Ya huele a primavera, y a lirios encendidos.

Arroyos de aguas claras, fugaces hacia el rió.

Allá en la vieja encina, la tórtola hace el nido.

Traerá de nuevo vida, traerá  su canto vivo.

Lagunas que a lo lejos recogen el surtido.

Que saciaran la sed, de tantos seres vivos.

A un lado las cigüeñas, al otro lado el mirlo.

Lechuzas que en la noche, vislumbran amoríos.

La bella  solitaria con ojos amarillos, que ríe a los cortejos

De búhos y mochuelos, que bajo las estrellas, le lanzan  un suspiro.

La alondra mañanera, de sueño distraído, da paso a un

Nuevo día, radiante con su trino.

Mientras la gata parda temprano habrá salido,

A saludar al gato que la observa escondido.

Relinchan los caballos, el perro algún ladrido.

El verde de los valles-me hace soñar con tigo.

…Y! mientras la vida pasa… los sueños se han fundido.


Hortensia Alcalá García


Un suspiro

Entre abrojos y espinos
Dejo un suspiro, en la blanca mañana del invierno frió.
Si de rojo se tiñe el blanco del roció
Será que ya no vuelvo será que ya me he ido.

Como  enterré tu amor

No pienses que me tienes por ti loquita.
El alma de las flores no se marchita
Ayer de mi jardín corte una flor
Y luego la enterré como enterré tu amor.


En busca de aquel amor

Si en el arroyo te miras cuando lloras por amor,
Piensa que por un momento el se lleva tu dolor.

No digas que son tus lágrimas las que brillan con el sol
Di que son perlas preciosas que una sirena perdió.
Sirenita-Sirenita-no le digas que soy yo
Cuando el arroyo me lleve en busca de aquel amor.

Hortensia Alcalá García
En Portaje a 14 de Enero del 2009

Regálale mi voz…

Veo el otoño triste… pasar de mi ventana.
Las nubes densas y misteriosas
Oscuras claras silenciosas.-
- Silencio roto por el viento,
Que las empuja lejos.
Con la intensidad del rayo,
Tu voz no la escucho, ¿acaso esta muerta?
Donde se abra ido la  habladora lengua  que un día me pedía
¿La limosna  secreta?
¡El embrujo de la noche te dejo sin ella!
¿Será el corazón quien manda?
Será la vida. ¿Será la noche? ¿Quizás el día?
No quiero que mi voz se vaya con la tuya
Me aferro a mi destino, para esperarte siempre
El cielo es infinito,  nos  abrirá sus puertas,
Mariposa  de ensueño, que brotas  de hojas muertas
Regálale mi voz, para que… la tenga.

Hortensia

La rosa más pequeña

Subiré montañas peligrosas
Trepare al infinito de rodillas.
Alcanzare la rosa mas pequeña, y la pondré en mis labios.
Será el viento quien la lleve hacia ti.
Para que puedas saborear el beso que nunca te di…

Hortensia