lunes, 5 de marzo de 2012


ROMANCE


Fantasía.

Cansada de descansar.  En su nido  sobre la torre mas alta del castillo. Paloma quiere volar. El miedo  frena sus impulsos y libertad. Vuelve a su torre, donde mas   cómoda esta.
Saldré sin mirar atrás. Surcando cielos Paloma va. En la alameda descansara.
 Espigas tiernas sustento da, esta paloma, sin rumbo ya.


Tocando puertas para anidar
Con más palomos se encontrara.
Buenas, paloma, ¿Cómo te va?
-A mi muy bien, ¿a ti que tal?


Estas preciosa, cada día más
Si yo en tu nido pudiera entrar.
-Sola me siento, puedes entrar
De mientras cuentos me contaras.


Todos los cuentos agotaran, paloma
Clama felicidad. Mientras palomo sale a volar,
Con más amigas se encontrara.
Ella en su nido muy triste esta.


 Llorando,  clama felicidad.
Nadie la escucha, vuelve a llorar
Entre sollozos se dormirá.


Hola preciosa, ¿que tal te va?
Me va muy bien…y ¿tu que tal?
Yo! Siempre  bien, o siempre mal.


Paloma cambiara de nido. Siempre buscando felicidad, desorientada muy lejos va. Hola, Paloma ¡que guapa vas! Te veo radiante estas genial. Música y cantos escucharas, si tu te dejas acompañar.  –Prometo darte felicidad. Nuevas tonadas vuelvo a cantar. La vida es  bella, quiero gozar, respirar airé y felicidad. En cuerpo y alma se entregará esta paloma, dulce cantar, arrullos suaves, deja sonar. 

Pasado un tiempo, él  marchara…nuevas  tonada escuchara. Blanca Paloma que soledad. Verdes praderas recorrerás, en busca de agua para aguantar la sed y  angustia, que dejara. 

En la cima del barranco. Me siento a meditar. No busco comida, ni agua, ni sol. Busco la luz. La libertad. Allá en el muro vuelvo a anidar. Mientras arrullo mi libertad. Nuevos polluelos veo llegar. Uno en mi hombro se posara… ¿Cómo te encuentras? Yo no estoy mal!
- Posare un rato a descansar.
- Tengo semillas   de hinojo y mas… que de  mi mano puedes  tomar.
Claro que quiero esas semillas que tú me das. Cantando alegré el gorrioncillo siempre estará, mientras Paloma  le proporciona su bien estar.

Pasado el tiempo. Desde el barranco le ve llegar, muy cabizbajo, vuela despacio, casi sin vida se posara. Algo en su pecho, se le ha  clavado y, ya no puede casi volar.

 ¿Por quien suspiras? Paloma blanca preguntara. -Come en mi mano buen alimento necesitaras.

Esa espinita que llevas dentro yo he de sacar. Si me prometes que de mi nido  no volaras.

Pasado el tiempo, curando heridas dando su mano, buena comida.  Paloma blanca. Sola estará. Desasosiego, falta de anhelos. Su pobre vida terminara. Alza sus alas. Tomando el  vuelo, que  al  infinito le ha de llevar. Entre sollozos ríos de llanto, Paloma blanca, su pobre vida. Terminara.


Hortensia Alcalá García


2 comentarios:

J.L. dijo...

Muy,romántica y de gran tristeza y melancolía ,me recuerda a las palomas torcaces,que un día viera volar,a ras de los encinares,en las dehesas de Portaje ,me he emocionado,cada vez eres más sensible escribiendo.Gracias

Hortensia dijo...

Muchas gracias, muí amable. Un saludo