lunes, 2 de abril de 2012

HISTORIA DEL CARBÓN VEGETAL


Historia del carbón vegetal

Elaboración de las carboneras


Durante varios meses se acarrea la leña precisa para al menos cuatro carboneras, unas serán grandes, incluso con la raíz de la encina. Pero sin daños (ecológicos) pues las encinas que se utilizan para el carbón, ya son mas que centenarias, al igual para el picón, que son las ramas viejas. Alguien decide qué encinas se pueden tirar y cuales no.


Luego comienza el “acarreo” antiguamente, serian los propios carboneros, quienes con grandísimos esfuerzos físicos tiraban las encinas y las troceaban, con segurejas y Sierros, bien afilados, un hombre a un lado y otro al otro lado, del pedazo tronco. Ric,Rac,Ric,Rac. Así. (Decir que hasta el serrín se aprovechaba).

El Acarreo se haría a fuerza bruta, ya que entonces no disponían de maquinaria mecánica, como tractores, Remolque, etc. Todo con yuntas y grandes esfuerzos, lo mismo para el hombre que para el animal.

Ya en fechas, otoñales y en primavera, las montaban y prendían fuego, todo un importante “ritual” ya que si el trabajo de colocar troncos sobre troncos, estaría mal hecho, la carbonera, se iría abajo.

Tiempo de cocción, serian y son entre 25 a 40 días según el tamaño de la carbonera y si el tiempo acompaña.


Al paso de los días, baja o cae el tamaño en altura, de estas… lo cual quiere decir que va terminando la cocción del carbón. Para entonces, los carboneros han pasado muchísimas horas custodiándolas día y noche, como si de niños de muy corta edad se tratase. Siempre vigilantes, por si cualquier imprevisto como prenderse fuego indebido etc.

Destacar que el viento les afecta mucho.


Cada carbonera, al igual estas del video, que las que hicieran nuestros Padres, serian de entre 40 a 50, toneladas de peso. En Kilogramos, serian cuarenta a cincuenta mil kilogramos. -Bueno no me hagáis mucho caso que soy muy mala en matemáticas!


Sacar el carbón

Pasados los por ejemplo 35 días para una carbonera grande. Teniendo en cuenta que la tierra que cubre el carbón esta caliente (que no ardiendo) se va destapando cuidadosamente. Es cuando ya los carboneros comienzan a ver si el trabajo es realmente gratificante, ya que duro lo fue desde mucho antes de prenderles fuego a las carboneras.

Nombre del producto

Clasificación

1. Carbón grande.

2. Carbón delgado.

3. Zaragalla.

4. Cisco.


Materia prima

La totalidad de la encina, por supuesto la mejor si es de Extremadura…pata negra.

Retamas, desde luego de Extremadura.


Tierra mucha tierra. La que cada Extremeño pisamos al visitar nuestras raíces. Después de 50 años. Tras el gran (Éxodo) en los años 60, huyendo del trabajo duro, y mal pagado. Del fortísimo sol. Del duro invierno sin apenas pan para llevarse a la boca. Sin apenas leche para dar a los niños. Solo la que nos darían en la escuela, a media mañana, ala vez que una (porcionina) de queso amarillo. ¿De donde sacarían leche “acartonada” tan amarilla? ¡Ja! Y estamos vivos. Gran fortaleza la nuestra, la de los pobres.


Al otro lado de la piel de toro, tampoco nos esperaría ¡El Oro ni el moro! Mientras crecíamos ya estábamos ganando el jornal, cambiamos de jefes y de trabajar al sol y el frió del intemperie, a trabajar dentro resguardados… pero trabajar, sin que aun se nos hicieran los deditos lo suficientemente fuertes para el trabajo.

Mi relato especial, en (Castuo).


Vuelvo al comienzo. Así me lo contaron. Siendo niña viví en el campo, mi cuna seria un surco en la tierra. Mientras mis padres proceden a sacar el carbón.

Maria -Mira la niña que esta llorandu.

Emilio -No pasa na por que llori un poquinu.

Algu tieni en la boca!

No solu es un tizoninu apagau, ¡Por esu no le va a pasal na.

Dali un poquinu de mamal, pa que tragui no se vaya a ajhogal.


¿Por qué tosi tantu?

Se ha metiu en la boca un terrón de tierra quema.

Cojhela en brazus un ratinu pa que no llori.

Se ha quedau dormia.


Dos horas mas tarde de no se que día, ni que hora, ni que año.

En aquel tiempo no tenían reloj, calendario, ni radio. Y se alumbraban con un carburo o candil de aceite.


Maria; mira la niña!

Hooooy¡ No me cansis tantu! -replica Madre. Mira va andandu apoyá en el lomu del perru.


Caribe cuidau no la tiris al suelu; llevala despacinu que no se haga dañu, ¡es tan chiquinina! Cuidau Caribe.

Dias más tarde sentados escogiendo la zaragalla…

¡Maria la niña! -que vieni sola

-Sí ya sabi andal, ves ya te lo decía yo que no le pasaría na. Gracias al perro.


Recuerdo como cantaba mi padre la bien paga!! Y cuando por las noches en el llano del chozo, se reunían todos los hombres a descansar y charlaban. Jugaban a las cartas o cantaban o recitaban cada uno lo que sabía. El cigarro no se les caería de la boca, parecían mantenerse de fumar.



Y mi madre cantaba los fandangos y bulerías que se les deban muy bien. Claro para entonces yo ya seria más grandecita y me acuerdo que cuando cantaba yo me escondía.



Es increíble la capacidad que tenemos las personas para recordar el pasado. Sin embargo hay días que no recordamos ni lo que comimos ayer. Y repetimos menú.

Cuantas mas jugarretas, nos hace la vida…menos recordamos lo actual y mas recordamos el pasado.



¡Puta vida! pero aun y todo, luchamos por la supervivencia. Desafiando a la adversidad.

(Sean felices)


Hortensia Alcalá García









1 comentario:

J.L dijo...

Cada vez que relatas trozos de tu vida ,me recuerda retazos de la mía y es que yo viví durante unas semanas en un chozo similar al tuyo y veía cerca de allí a los carboneros con sus niños , seguramente nuestras vidas se han cruzado más de una vez ,yo entonces tenía 9 años,tu serias más pequeña a lo mejor como tu describes eras la pequeña que ya andaba solina acompañada de un perrinu.Cuantos recuerdos y que alegría ver escrito nuestro dialecto,que si nuestros escritores aparte de Gabriel y Galan o Chamizo,hubiesen escrito,todas sus obras, seguro que a estas horas seria el idioma Extremeño ,sin nada que envidiar a los demás.Estoy seguro,que hay mucha gente que te está leyendo,pero no se atreven a escribirte.Desde aquí les animo a que lo hagan,pues te lo mereces por tu dedicación digna de todo ELOGIO.Saludos