domingo, 13 de mayo de 2012

EL PUENTE SE LLEVO MI SONRRISA. Inspirado en Versalles

El Puente desapareció como mi sonrisa:

Esta tarde en el paseo, te vi. Sonrientes caminamos juntos.
La lluvia no ceso, en toda la tarde. Tomaste mi paraguas.
En el me cobijaste. El silencio reino, solo se escucho la música dulce de algún pajarillo aburrido por el día gris. Mis manos estaban frías, como el hielo.
Pero las tuyas eran grandes, duras fuertes y Ardían.
A lo lejos se veía el puente. Que a mí no me gusta. ¡No tiene encanto ese puente!

Se escuchaba la risa burlona de alguien a lo lejos. Que a tiempos desaparecía. Tu Mirabas al frente. De cuando en cuando te volvías. Para volver a mirarme.
En tanto secabas tu rostro, Volviendo a apretar mis dedos. En mi mano sobre el paraguas. -El sitio era cada vez más frió. Pero tus manos ardían.
No me gustaba el puente.

Mis ojos se humedecieron. El camino desapareció!! Tu rostro… Desapareció con el camino. Lejos ya alo lejos. No cantan los pájaros. Ni se oía el murmullo del agua.
Seguía sin gustarme el puente. Sujetabas mi mano con fuerza.
Cesaron las risas que a lo lejos…la noche adormeció a los pajarillos.
Un fuerte calambre recorrió mi cuerpo, al volver a sentir el calor de tu mano. Pegada a la mía, notaba tu cuerpo que se estremecía.

Entraba la noche. Terminando el día. Se acercaba tu hora de partida. No me besaste. El puente! No me gustaba; aquel puente. Ni me besaste, solo me mirabas.

Temerosa de tu marcha sin retorno, solté tu mano. Corrí hacia el camino. ¡Que no estaba! Se termino el camino. Y no me besaste. Rayo luminoso a la umbría de la noche fría y, lluviosa. Iluminaba tu silueta generosa y fuerte. Mi cuerpo frágil y debilitado, no se conformó con tu partida. Y sentí como palpito el dolor punzante. Dejando en mí pecho sangrando las heridas.

No me gustaba el puente. Ni me besaste. Ni apretabas mis dedos.
El camino, desapareció como mi sonrisa. Tus manos Ardía.
Pero me mirabas.Con tu sonrrisa burlona, me mirabas.
Hortensia

12/5/2012