miércoles, 1 de agosto de 2012

Hortensi


1 comentario:

Ernesto. dijo...

...Y sí, ese debe ser el secreto... el camino destinado...

Hasta aquí he llegado por hoy amiga, un placer compartir tanto.

Me quedo con Frank Pourcel al que acabo de descubrir.

Un abrazo.