lunes, 9 de septiembre de 2013

DORA DUERME SU SUEÑO.

F. Hortensia
 
Dora duerme su sueño

Episodio VIII

Esa tarde llovía. Dora aun mantenía su peinado en buen estado del día anterior, que tuvo cena con sus amistades de baile. Aunque el tiempo tormentoso otoñal, era desapacible, ella salió al café, como cada día. Su amiga Eugenia, la esperaba dentro de la cafetería. Tenían cosas que contarse pues pasaron dos meses largos desde que termino el curso anterior.


Entre otras cosas o vivencias, Dora comento a Eugenia, algo sobre un hombre que conoce y que dice ser Gay, que en su mente para ella viste de ¡Rosa y Celeste! Pero su amiga no quiere ni oír hablar de ello...le responde a Dora, que como se mete ella a su edad en semejantes “patatales” por lo que ambas mujeres “arman una pequeña polémica.” Que si puede ser tu hijo!! que si lo fuera que pensarías tu?? Dora solo podía callar, mientras bebía sorbos de café.


La tormenta se acentuó. Se fue la luz en algunas zonas de la ciudad, las dos mujeres salieron camino a casa, en el cantón de la calle Okendo, se separan, quedando hasta el jueves para verse de nuevo en el baile.


Esa noche Dora no puede cocinar ya que a causa de la tormenta se quedo sin luz.

En tres calles mas allá, vive el hombre que viste en el pensamiento de Dora “de rosa y celeste; Dora se sienta como a ella le gusta al lado de la ventana, la que da a la Cll. Okendo. Algo asustada por la magnitud de los truenos ,ella da vueltas...recorre sitios y frases. Nombres, imágenes y sonidos. Con el miedo hasta cree escuchar que alguien anda por la casa.

Alguien le susurra un bello poema, que este se lo dedica a la mujer, que fue amiga de su padre, que la dejo plantada por irse con la difunta!!. Este que a Dora no le es indiferente...y no sabe el por que no le es indiferente, Bruno a Dora. Este que tiene un niño...por que ya ella esta segura de que no es Gay. Por que le dedico este poema. Este poema que ella escucha en su mente dormida. Mientras duerme el sueño mas largo. El sueño, que encierra y pone fin a todas las vivencias de las personas...que nos suceden durante el letargoso y corto paseo por la vida, mientras nos ronda y al fin nos atrapa la Muerte. Como a Dora, la mujer que deja una hija y una nieta. Que alguien se llevo un secreto a la otra vida...ya hace 34 años. 

El: Bruno.

Al fin, fuiste mía.

Anoche, pensé en ti, y fue mientras dormía.
Que cortaba la flor, de una rama caída. Y... en tanto
llovía. Deje en agua la flor, la que yo bebería, por sentir
tu sabor, sin embargo llovía- llovía en mi amor llovía.


Espere en mi soñar, por que así lo creía.
Un milagro en la noche que hacia ami te traería,
y llovía,llovía. El agua de la lluvia que en mi cuerpo
caía, soñé que en el tuyo con la flor crecería.



Pero...seguía lloviendo con el agua tan fría.
Tu mirada en mis ojos la llama se encendía.
El murmullo del agua, al amor distraía. Mientras
pasaba el tiempo...mientras tanto.... llovía y llovía.


Yo te seguía mirando, en tu cama vacía. Por que las horas
pasan. Por que la noche es fría. Por que la llama arde.
Y apagar no podía...aunque llueve en mi alma.
¡¡O fue lo que creía!! Por que sigue lloviendo.
Al ritmo de la lluvia, por fin ya te hice mía.


Hortensia Alcala

7/9/2013/