viernes, 8 de noviembre de 2013

El truhan de madrugada.


El truhan de madrugada.

El:

Durante la noche, las estrellas han intentado dibujar tu imagen en el firmamento, haciendo nacer una luna encantada de resplandor nacarado, engalanada de una cola de nubes como si fuera una novia, la noche húmeda, amante del aroma de tu cuerpo, te busca desde la lejanía para bañar tu piel, antes de que el amanecer como un vil amante en el ritual del amor y sortilegios acuda a ti para despertarte. Impotente, ve que no solo el amanecer carmesí de un nuevo día le hace comprender que su hora de acariciarte pasó, que es la luz del día la que quiere con su herejía amarte, pues es la luz de los ojos de un truhán oteando el horizonte, esperando que el sol asome para darte los buenos días.


Ella:

Desde la luna de mi ventana, vi esa imagen que en el cielo dibujabas.
El nácar, y el resplandor, iluminando tu cara, como amante que se acerca,
mientras la noche esta en calma. Mientras enciendo una vela, mientras llega
la mañana.
Que silenciosa es la noche cuando esperas hasta el alba. Para verte
como entras sin hacer ruidos... y callas!! Cuando te quitas la ropa para meterte
en la cama. Y yo te digo bajito; no hagas ruido que ya es mañana. Que las calles
ya están puestas, las puso la madrugada. Que me lo contó la luna, mientras que
yo te esperaba, cuidando con tanto esmero, como fiesta engalanada. Vestida con
raso blanco como una novia que aguarda, al truhan de media noche, al truhan de madrugada.
Al truhan de buenos días. A ese truhan...de mañanas. Buenos días.



Hortensia Alcala García

No hay comentarios: