sábado, 31 de agosto de 2013

VERSOS BORDADOS


(Versos bordados )

(fotos propias)

Las penas de los amores, se sufren dentro del alma.

Las rosas con sus olores y su perfume las calma.

Si a tu jardín primoroso, llega el frio de la noche,

cúbrelo en sabanas blancas donde la verdad se esconde.
 


Si te desvela la calma del mar en la lejanía, asómate

a la ventana, veras clarear el día.

Si sientes frio por dentro al despertar de mañana

abre puertas al olvido, que te devuelva la calma.
 
 
No busques amores viejos por que estas en soledad,

recuerda de aquel consejo que (el rio pasa y se va).

No pongas barrera al viento, ni a caballo desbocado,

al fuego ni al sufrimiento, ni a los amores pasados.


No reveles tus secretos a quien no sepa guardarlos

dibújalos bajo el sol que no puedan alcanzarlos.


Hortensia Alcalá García

31/8/2013










miércoles, 28 de agosto de 2013

Comentarios, destacados y diploma.


Queridos y respetados lectores, no es mi costumbre pero quiero compartir con todos ustedes, estos comentarios, entre otros muchos. También los detalles de las paginas en las que dejo mis trabajo. Si les parezco merecer destacados diplomas y de mas. Yo con mucho amor y cariño, los recojo. Un abrazo cariñoso para todos. Hortensia.





 
 


Comentario por Cristal Hace 1 hora
Borrar comentario
HORTENSIA
ME APASIONAN TUS VERSOS,TUS CONCEPTOS Y TU INSPIRACION TODO DEL AMOR
UN GUSTO RECORRER TUS LETRAS
BESITOS




BESITOS
Comentario por Gladys Ethel Moraes Hace 12 horas
Borrar comentario
Hortensia tu pluma vuela con un talento desmedido, felicitaciones!
Besitos mil




Comentario por lauramargarita granados Hace 14 horas
Borrar comentario
AMIGA HORTENSIA BELLAS LETRAS DE TU MAGISTRAL POEMA,
BESITOS Y ABRAZOS 






Comentario por magi balsells ayer
Borrar comentario
especial aporte poético, con estos dos versos  cada uno de un sentimiento diferente, a cual de ellos mas hermoso


martes, 27 de agosto de 2013

AMOR FANTASMA




Amor fantasma:



Hoy con las prisas, me olvide de decirte... te quiero- ¡Discúlpame!

Regáñame, ¡pero no me olvides!- Mi amor.

La vida, testigo será de mis verdades. -Innopia.

Perdí los sentidos y me olvide de ti. -Imperdonable.


Necesito tu ayuda para encontrarnos en la oscuridad. ¡Ayúdame¡

Sentimientos truncados, por las prisas de vivir. -Sin sentido.

Ojos cerrados por el llanto. Me pesan… me quede sin fuerza. -Triste vivir.

Gritos de delirio taladran mi sien. ¿Ay quien me abrace?



El amor se confundió

Maldito destino que me traiciono. Yo no pedí nada, solo un corazón.

Con una botella me lo confundió. Maldigo a mi suerte que me abandono.

Quise bailar tango… bolero mejor. “Al son de lambada ¡¡solo bailo yo!!



Puertas a la vida, cierran al amor. Pobre aventurera, vivo de ilusión.

Me duele hasta el alma. Ya no siento amor. Cadenas me ahogan de tanto dolor.

Me quedare a oscuras, estaré mejor, que nadie me vea llorar mi dolor.



¿Quien soy yo?

Maldigo al olvido.

A las prisas.

El llanto que ciega mis ojos.

Me quita las fuerzas.

Mi vida en la inopia.

Tu ausencia me agobia.

No puedo vivir” !!No puedo vivir!!

Mi sien se contrae.

No tengo sentidos.

Me olvide de mí. Me olvide de mi.



Hortensia Alcalá García

1/5/2012/




DORA APRENDE INFORMATICA


(Dora aprende Informática)

Episodio V



Pasado el verano; su nieta Dorita vuelve al colegio: Dora se encuentra mas libre y comienza un curso de informática en la academia mas cercana a su casa. Ella piensa que no podrá aprender, pues se siente torpe, ya que a penas fue a la escuela. Su hija y nieta le animan a que continué, de ese modo según Dorita, dice a su abuela-podremos chatear por Internet!! Cosa que no gusta a Dora, pues por hay” dicen que Internet es muí malo. Se hacen cosas malas. Que todo el mundo te quiere engañar.



Mes de Noviembre Dora cumple 63 años. Recibe regalos, pues ella ayuda mucho a familiares y estos la obsequian para compensarla.


El timbre de la puerta, le asusta ya que repicoteo sin cesar. Grande su sorpresa al abrir la puerta y ver al hombre que le lleva su regalo enviado por su hija, su yerno, y nieta. Mientras el informático le instala todo el equipo, Dora no para de hablar... ¡¡Yo no puedo manejar esto, en la academia me dice el profe como manejarlo pero en casa yo sola no sabre...sera dinero tirado!! replica Dora con el nerviosismo de la situación.



Por Navidad ya sabe ella enviar sus primeras postales de felicitación navideña. También utilizar el chat, y habla con sus compañeros de la academia, también con familiares. Incluso se atrevido a crearse un Blog personal , en el que va dejando sus fotos y algo de lo que escribe.



Después de cenar el día de noche vieja con su familia, estos se marchan y Dora se quedo sola. Quiso felicitar el nuevo año a las personas que conoce en Internet. Alguien que sigue su humilde blog, le felicita el nuevo año. ¡¡Feliz año Dora, te vi en una foto y tengo que decirte que estas guapísima, que tienes unos ojos preciosos y unos labios...mmmm, que labios, “de muerte!! MadreMia...menudo subidon para ella. Fue así como comienzan una conversación, y al día siguiente otra.... sucesivamente.



Parece que Dora vuelve a recobrar la ilusión, perdida el año anterior, ya que Daniel que se llama su nuevo amigo, le da mucha compañía, ademas de estimarla mucho. El inconveniente es la distancia, la lejanía.



Pasan unos meses y planean hacer una salida de 10días a Barcelona; de ese modo conocerse ya de cerca.

En sus visitas a la ciudad, charlan, bromean, comen juntos y bajan por las noches a bailar pues a Dora le encanta el baile. Pero a Daniel no, algo que les hace incomodarse un poco...ya que Dora se aburre ver y no poder bailar.



El movil le anuncia una llamada que ella responde, ¡¡Dora hoy no podre salir, pues no me encuentro bien!! Dora insiste en ir a su habitación a verle y ayudarle “como debe ser” pero Daniel ya casi molesto por tanta insistencia, llega a gritarle que no!!

¡¡No me ha gustado nada que me grite así, ni que no le guste bailar, ni que no insista en dormir conmigo. Aunque yo no le permitiría...¡¡faltaría mas!! piensa mientras se pinta los labios para salir a las ramblas a ver el ambiente Barcelones.



Después de cenar de nuevo ella sola, se queda en el salón cafetería del hotel, alguien le pediría baile, que hombres hay muchos!!. Mientras se sienta sola a tomarse un cortado muí corto de café. Desde la mesa, mirando a la escalera, ve asombrada como Daniel baja con una mujer muy acaramelados...!! Ella se puso en pie, temblandole las manos y las piernas. Se toma el ultimo sorbo del café para irse a la habitación a dormir, ¡si es que puede!

Ahora con los nervios no encuentra las llaves para abrir la puerta. Alguien le ofrece ayuda mientras también busca las de su habitación casualmente paralela a la de Dora.



Bruno, que se encuentra allí por motivos de trabajo, la reconoció a pesar de que solo se vieron un par de veces. Le ayudo a encontrar la llave y le dio las buenas noches, no sin decirle antes que mañana procuraría verla almorzando, para charlar un poco.



También a la hora de la cena se sientan en mesas cercanas, el la invita a tomar el café, y charlan. Jamas le dirá Dora que fue engañada, ni que no volvería a hacer caso a un hombre, ni que dejaría de ponerse guapa, por que lo haría por ella y solo por ella.



Esa es la ultima noche de estos en el hotel. Charlan, se hacen preguntas algunas no responden” pero lo que si le deja claro Bruno a Dora es que el cree, supone, o tiene bien claro que es Gay.

Dora le dijo clarísimo a Bruno que lamenta su situación. -Y que ella nunca- nunca mas, ella confiara en un hombre.



Hortensia Alcalá García

27/8/2013



 











lunes, 26 de agosto de 2013

EL SUEÑO ETERNO

Destacado
 

(El sueño eterno)


Hoy quiero romper en pedazos la melancolía

que en medio de la noche me produce tu amor.

Desafió al tiempo que nos unió para desunirnos .

Un amor sublime que alto me elevo.


En esta ultima noche turbulenta, desapacible y

fría. Camino a buscar el sendero que perdí

al unirme a ti. Sera cuando la luz tenue nos

acerque los camino del adiós.


Campanas de duelo al amanecer, retumban en

mi sien, como martillazos los sentía yo.

Torpeza la mía cuando te creí, cuando me decías

palabras de amor. El camino es largo en la soledad.


Corrientes de angustias sobre la razón. Caballos

que salen de la oscuridad, atrapando lazos

destruyendo amor. Es la noche eterna la que

vivo hoy, sin saber decirte la palabra Adiós.


Quisiera que un sueño sea este penal,

que la luz del día le vuelva a razón.

La melancolía sea un despertar, por los

sueños vivos con sueños de amor.

Que nos encontremos en la eternidad,

sin habernos dicho la palabra Adiós.


Hortensia Alcalá García

26/2/2013























domingo, 25 de agosto de 2013

Promesa fatal


Promesa fatal:

IV



Pasadas unas semanas solo el silencio se hizo visible en la vida de Dora, ella no podía entender, que Eliseo no apareciera por ningún lado paseando a su nieto en el cochecito.

Dora, habla entre si; se dice no entender que quiazas el hombre de los ojos azules y pequeñitos, se molestara por que entendió que ella seria una despistada por perder el libro...” pero es cierto que fue un olvido “sin fundamento,” ¡¡Tendría que fijarse un poco mas en lo que tiene entre manos!!.



Al día siguiente, Dora se pinto las uñas y cambio de peinado, ¡¡este algo mas juvenil!! se vistió con colores mas vivos y vanguardistas de acorde a la época estival. Se puso un poquito mas del perfume que a ella le gusta, si!! por que sabe bien que a Eliseo también le gusto; por que se lo notaba Dora cuando en el parque se acerco a el!! Así que se decidió a salir a la calle de nuevo a despejarse un poco que esta algo aturdida e inquieta.


Un chaparrón inesperado le hace refugiarse en una cafetería, donde pide un café y el periódico.

No para de llover;. Dora es curiosa por eso se sentó en la mesa mas cercana a una ventana, para ver cuando cesaba la lluvia. Por unos instantes se ausento del mundo en su mente, apoyo el codo en la mesa y la mano en su frente...y suspiro. Después tomo el ultimo sorbo de café y retiro de su lado el periódico, cruzo las piernas golpeando la silla del otro lado, al separar la silla de la mesa, vio un libro como el que ella perdió en el parque. Se puso nerviosa y sin pensarlo lo abrió y fue a la ultima pagina... Dora Antunez Muñoz. Menuda sorpresa!! Ella llamo al camarero de la cafetería y pregunto como llego el libro hasta allí, el le dijo que no tenia ni idea. Y continuo pasando hojas del libro, hasta que encontró una nota escrita en el reverso de una tarjeta de direcciones de una asesoría jurídica. La nota decía: (fue una promesa, ¡¡Dora lo siento!!). Esa noche seria para Dora una noche complicada, pues Eliseo tenia 73 años, entonces no podía ser de su trabajo la tarjeta.



Era domingo sobre el mediodía, se celebran comuniones. Dorita la nieta de Dora y toda la familia salen de la iglesia tras recibir por primera vez el sacramento de la eucaristía. Entre el tumulto Dora busca el modo de salir. -Ya mas retirada, terciada sobre su brazo izquierdo sostiene la chaqueta que ella misma días antes tricotó para ese día. Era beige con una cinta azul en la cintura.



Por un momento Dora siente la necesidad de ir al parque del palacio del Duque de Sotomayor, que fue tan amable hace un tiempo de abrirlo al publico para el disfrute de la ciudadanía y visitantes a la Villa. Al cruzar la verja de entrada al entorno del palacio. Dora sintió como una sacudida de angustia, pero continuo la marcha adelante hasta el asiento de madera donde esta normalmente se sentaba cuando el banco estaba libre, a la sombra de un gran Roble. Junto a los rosales de rosas roja y blancas.

En esta ocasión alguien ocupaba el asiento, pero ella se sentó también ya que parecía estar algo mareada. Dora paso los dedos por su cabeza colocándose el pelo, después se froto las manos y se coloco encima de las piernas la chaqueta de Dorita.

El hombre de mediana edad la miro, se incorporo y le pregunto si se encontraba bien. ¡¡Si muy bien gracias!!.

-El insistía en ayudarla; le presento sus respetos y le dijo llamarse Bruno. Ella le dijo su nombre. En este caso fue Bruno el que tubo que sentarse rápidamente.

-Bruno le dijo que desde hacia unos días, se acercaba a ese sitio para buscarla, que debía darle un recado. -Que el recado se le perdió...y no sabe donde lo dejo. Que si su padre levantara la cabeza, le pondría fino” por ser así de despistado. Pues no le gustaban los descuidos a su padre... pero Bruno continuaba despistado y no se fijo que Dora lloraba al escucharle... que ya supo el por que de la ausencia de Eliseo. Bruno continuaba relatando.... Dora llorando.


Bruno, le contó que su padre le dejo el recado y de donde podía encontrar a la mujer que le limpio la cabeza con una toallita de bebes. Que tenia una sonrisa la mas maravillosa que vio jamas. Que le hacia temblar si la miraba. Que el no podía mirarla, por que le gustaba a rabiar. Que el le prometió a su esposa desaparecida por larga enfermedad, que él jamas se fijaría en otra mujer. Y no fue su culpa ni el la busco, pero apareció la mujer. Eliseo, luchó contra su propia voluntad. Delicado de salud!! Forzosamente cumplió la promesa para la eternidad.



Ella: Dora.

El: Bruno.

Hortensia Alcala Garcia

15/5/2013

viernes, 23 de agosto de 2013

La niña del columpio:


La niña del columpio:

( Auto relato)


Rodaban los años cincuenta, del siglo veinte. Cuando la niña era niña.

Tiempos difíciles y duros. Sin radio y mucho menos televisión.

Como entretenimiento solo un viejo columpio de cuerda dura, que dañaba las

tiernas manos con las hilachas del esparto.

Hija mayor de cinco hermanos. Ya con doce años, la niña paso de ser niña a

ser mayor.

Encantada de la vida, limpiaría la casa y cuidaría a sus hermanos, mientras

sus padres salían a trabajar al campo.

Sofía que así se llama la niña, seguiría en su afán por columpiarse.

Solamente deseaba que llegase el domingo para balancearse en el dichoso

Columpio.

Sofía caminaba siempre de prisa y corriendo, pues tenia muchas cosas que

hacer.

Era un domingo de invierno, cuando caminaba hacia el sitio donde pensaba

divertirse, con el bamboleo del susodicho columpio, de dura y áspera soga. Al

acercarse unos muchachos de su misma edad la empujan fuertemente

invitándole a abandonar la zona.

Cabizbaja y tiritando de frió Sofía se da la vuelta para marcharse a casa, ella

Se dio por aludida, lo que si tiene claro es que no se doblegara en su propósito.

Y concienciada de que estos no le dejaran en paz se marcha… pero volverá.

Camino a casa y en vista de que no es la primera vez que le suceden cosas sí


llora y piensa a la vez que hacer en la siguiente, pues lo que tiene claro es

que no dejara de lado la única diversión que tiene aun en su corta vida.

Ya entrando en la calle larga camino a casa, observa como un joven de su

vecindad la esta mirando, a través de una vieja ventana de madera

agujereada por el paso de los años. Pero Sofía no está para nadie y con

gesto brusco empuja insistente mente la puerta chirriante… ella no necesita

llave ya que en aquel tiempo las familias solamente tenían una llave grande

para todos, lo cual siempre estaría insertada en el afechadero de las puertas.

Un día de primavera la joven Sofía, dice a su madre que quiere ir a la vega,

a trabajar, así puede comprarse un vestido y una “rebeca” de lana, de color

gris, con una raya roja bordeando el cuello. Y si encuentra la rebeca con una

raya roja y otra azul, pues aun mejor, ya que contrastaría muy bien con el

vestido de color azul con cuellos blancos.

Uno de esos días después de la cena, ya que durante las comidas tenían

prohibido hablar y levantarse de la mesa, sobre todo antes que el padre, la

madre hace un comentario al padre, sobre las inquietudes de su hija Sofía.

-¿Padre a esta niña se le ocurren cosas algo raras no te parece?

-Bueno… ¡Es por que ya va siendo mayor!- Susurrara el Padre.

-¡Ella tendrá que hacer o comprar lo que nosotros le digamos, no lo que ella

quiera! -Recalca algo alterada la mamá de la niña.

-¡Mujer déjala! …los tiempos cambian.

Una tarde noche de domingo, al volver de la novena a San Miguel. Ya con su

ropa nueva, tal y como un tiempo atrás lo pensase, además estrenaría también

un velo corto, ya de color negro con orlas en color marfil. Lo llevaría bien

colocado sobre el nuevo peinado que también quiso hacerse para lucir más su

nuevo estilo.

El peinado seria dos trenzas enlazadas, bordeando la parte más alta de la

cabeza y, por encima el flamante velo.

Al salir de la Iglesia las miradas la rodean por todas partes. Quiere salir

corriendo, pero… Alguien se cruza por delante y le dice:

-Nadie es tan guapa como tú.

Sofía no sabe que le esta pasando… solo quiere llorar. Las amigas la critican y

no le hacen caso. El joven al cual dice gustarle no le puede ni ver pues piensa

que por mirar, solo por eso esta cometiendo un pecado, y luego el cura

cuando vaya a confesarse le pondrá una penitencia muy grande.

El tiempo pasa y Sofía se va haciendo más y más mayor. Ahora le tocara ir por

la calle un poquito “encorvada,” y es que ya es verano y le da vergüenza que

le abulten las tetillas por encima de la blusa.

-¡Joe¡ ¡Quiero apretarlas para que no se noten, pues los muchachos no hacen

más que mirármelas! Y las amigas me odian por tenerlas.

Ella realmente esta contenta pero no lo puede decir y aunque le dicen que es

pecado tocase en ciertos sitios, la curiosidad le tienta. Y por la noche al

meterse en la cama, en la misma habitación que sus hermanos ya que es la

única que hay en la casa, a parte de la de los padres.

Ella se va pasando sus pequeñas y finas manitas por los duros bultitos, algo

que le agrada mucho. Sin embargo… todo esto, la vuelven a desesperar.

¿Por qué todas estas cosas me pasan a mí antes que a mis amigas?

Sofía cuenta todo esto a una vecina seis años mayor que ella. Esta le

Aconseja que no tenga miedo a nada ni a nadie. Que la gente es muy criticona,

pero es por envidia. Esto le da mucho que pensar a Sofía. Que no se le

terminan los problemas.

Una tarde que pudo conseguir el columpio sin esperar para balancearse, ya

que estaba sola. -Disfrutó del buen tiempo y la tranquilidad, columpiándose a

sus anchas. Mientras su larga melena se expandía por todos lados,

acariciando sus mejillas, en tanto sus cabellos sedosos juguetean airosos,

Entremezclándose con sus largas pestañas, que dan cabida a sus bellos

Ojos, color agua marina. Al bamboleo del Cambotin.


Cuando se da cuenta de que algo nuevo le esta pasando... Intenta averiguar el

por que de su malestar, pasando sus deditos bajo el vestido azul, se nota

mojada. Salta rápidamente del columpio y se marcha corriendo. Solo ve a

una persona en el trayecto, que intenta ayudarle por si le sucede algo. Al

acercarse, ella le suelta una gran bofetada. Y sigue corriendo hasta casa de

su mejor amiga y vecina. Le pregunta si por eso que le pasa es que esta

enferma pues tiene molestia y mancha de rojo, por lo cual le da miedo.

La vecina será quien la ponga al día de el por que de todos estos cambios en el

cuerpo de las personas.

-¡Pues vaya peste de cosas que nos van pasando al hacernos mayores! ¡¡Es el

único comentario que hace Sofía!!

Pero… ahora que no se te acerque ningún muchacho que las muchachas

nos podemos quedar embarazadas... le comenta su amiga 6 años mayor que ella.


¡Esto si que le da que pensar a Sofía! Que nada mas ver a su vecino, le pone

una mala cara que no puede con ella.


¡Por cierto! Esa misma tarde cuando Sofía sale de casa a comprar algunas

cosas que le ha mandado su madre, se encuentra con el muchacho.


¡Hola Sofía! No, no corras… solo quiero decirte ¿si quieres mis tebeos, para

leerlos? ¡Ya se que te gustan!


-Bien dámelos pero sin tocarme ni las manos. Le dice la muchacha ya

Bastante pausada, pues la explicación de su vecina le ayudo mucho a

comprender las cosas de la vida.



Un año más tarde:

Sofía, continúa creciendo y cada día que pasa siente más atractivo y

curiosidad por las tendencias y la moda femenina, en todos los aspectos. Algo

que tan solo sabe valorar su ya entonces buen amigo y vecino, Fernando.

Las amigas continúan con las críticas y malos humos hacia Sofía.

Fernando es ya un joven simpático y muy apuesto…mala cosa para la joven

por eso de las envidias de sus amigas una vez más.

Este mismo verano Fernando y su familia, se marchan a trabajar de

Temporeros en la recogida del algodón.

Sofía le hecha mucho de menos, a penas sale de casa.

Aunque ya es mayor ella sigue acercándose hasta el columpio. Se sienta en

el, viendo la puesta de sol, que la va deslumbrando. Mientras ella sueña,

sueña, y sueña.

¡Fernando, me as engañado, pues ni siquiera te despediste! Ni me diste mi

pañuelo, el que te presté para sacarte la mota que te entró en el ojo, Yo creí

que éramos amigos, ya solo me queda este columpio como recuerdo.

Sofía al cumplir los quince años, ya harta de soñar con lo imposible, se

marcha. Alguien le prometió que muy lejos podrá trabajar en fábricas y no a la

intemperie. Y ganar dinero para vestir como a ella le gusta y, enviar a su

familia que viven muy escasos.



Seis décadas más tarde:



Ya pasado el tiempo se marcha la niña. Muy lejos del pueblo ya vive la niña.

Que suspira y llora siempre que se acuerda. De la vieja soga colgada en la

encina. Del joven vecino… también su vecina.

Años de silencio sin cuerda ni encina. Sin dulces recuerdos, ni amargas

desdichas. Ni trenzas ni velo. No llevo rebeca ni vestido nuevo. No soy una

niña ni pretendo serlos, ya nos vienen otros pisando el terreno.

Deja que me mire un poco al espejo, Por si las arrugas son solo el reflejo, de

esta luz tan pobre… ¡me comprare otra, que no tenga arrugas ni cabellos

blancos! Guardaré mis manos dentro del bolsillo, les pondré más cremas y

nuevos anillos.

Ya pasan los años, años de silencio, ya llega la hora de volver al pueblo. ¡Lo

encuentro mas chico! ¿Oh es que no me acuerdo? La calle empedrada, los

vecinos nuevos, hacen que me olvide, de todos aquellos.

¿Donde están los míos? que ha sido de ellos. Pregunto a la gente y escucho

silencio. Donde están los hijos, donde están los nietos. Donde están los años

que pase con ellos. Donde mi vecino ¿Oh fue solo un sueño?

Nadie me conoce… ríen en silencio. Parece que el tiempo no pasó por ellos.

Husmean, susurran cuentos y más cuentos. Que si la vecina. Que quienes han

vuelto.
Las tristes campanas ya tocan a muertos.


Del viejo columpio yo les estoy viendo.

¿Quien es aquel hombre? se acerca en silencio,

le tiemblan las piernas, blancos sus cabellos.

¡Deja que te ayude no caigas al suelo!
 

¿Por que llegas tarde? ¡Sabes que te espero!

No tengas reparo, no me tengas miedo.

Ya en el otro mundo juntos estaremos.

El sol me deslumbra frente al cementerio.

No pongas tu mano sobre mi cabello.

Las tienes más blancas que los propios muertos.

Que nos dejen juntos por siempre aquí dentro.

Como mariposas eternas seremos.



Hortensia Alcalá García






Te retiro mi regalo- (EL ROSAL DE MI FLOR)

(Anti poesía)
Te retiro mi regalo- (EL ROSAL DE MI FLOR)


Esta noche, no hay flor que deshojar.

No hay ojos para perseguir el vuelo de

los pétalos al aire de tu respiración,

¡¡por mi como si dejas de respirar!!


Sí, te regalo el silencio para que lo

uses conmigo para siempre. Mientras mi

boca permanecerá callada para ti.

Ni en sueños toques mi regazo, ni dejes

tu aliento en mi- para no vomitar.


Haré crecer y endurecer el rosal de mi flor,

no tendrás que cuidar ni respirar su olor.

Lo regara el roció, o la lluvia mejor...y

cortare mis rosas sin ti, en todo su esplendor.


Hortensia Alcalá García

23/8/2013




miércoles, 21 de agosto de 2013

Te regalo el rosal de mi flor

Fotografia: Hortensia
Te regalo el rosal de mi flor


Te regalo una flor, para deshojarla esta noche.

Te regalo mis ojos de mar para ver como

acaricias los pétalos, al aire de tu respiración.

Te regalo el silencio de la noche, con su arrebol.



Te prestare mi boca callada...mientras me miras

-mientras acaricias mi rostro sonrosado al sentir su calor.

Te daré mis manos ardientes, sobre mi regazo azul,

escuchando el latido de tu corazón. Muriendo de amor.



Te regalo el rosal donde abita mi flor, que lo puedas

cuidar con tu cálido amor, sin espinas que pinchen

al tocar dicha flor, tan solo su fragancia, que te embriague

de amor. Regaremos de besos el rosal de pasión.



Hortensia Alcalá García

21/8/2013




martes, 20 de agosto de 2013

El Alzheimer

Dedicado a un amigo   pintor, J.J. Galocha.
Retrato. Antes
Ultimo
 
 
(El Alzheimer)

¿Quién soy yo?



Doctor, a veces no puedo recordar adonde iba yo, me vuelvo... pero no encuentro el recuerdo.

Doctor; el sueño me persigue, pero al despertar, no-no-no recuerdo yo!! ...oh! ¿es que me olvide de cenar?

Doctor; Me siento cansado, me enredo al hablar, me pesan las piernas solo al caminar.

Doctor: Cada vez me agrada mas la soledad, solo deseo que me dejen en paz. Sonrió sin causa, todo me da igual.

Doctor: Sonidos constantes chirrían en mi sien. Danzan marionetas con hebras de seda confunden mi ser.

Quiero que me ayuden a encontrar palabras que a medias deje. En mi pensamiento reposando quedan mensajes recuerdos de cosas que ame.

Ya no escucho a nadie, nada me interesa, solo algún recuerdo lejano guarde.

Desde mi remanso, maldigo a mi mente que me abandono. No pedí al destino descansos ni olvido,

fortuna ni fama....solo algo de amor. Mis pies y mis manos, y unas hebras finas pa cuidarme yo.

Doctor: Puede usted decirme... solo ¿quien soy yo?
 

Hortensia Alcala García

19/8/2013



lunes, 19 de agosto de 2013

DIME POR QUE



(Dime por que)


Dime por que te fuiste
¿Por que no lo dijiste por qué?
Por que me mentiste ¿por que?
Dime como viviré sin ti.

Por que esta el olvido
Para dar paso al recuerdo?
Por que la mentira es dulce
Y la verdad es triste?

Por que los recuerdos
llegan por la noche,
dime como se vive sin ti?
¿Puedes tu enséñame a vivir sin ti?

Enamorados del amor
y de la vida. Dame
dulces y piadosas mentira
Para poder vivir sin ti.

Acaricia mis ojos con tus
Besos y con dulce frenesí.
Susurrándome despacio
Como viviré sin ti.

Más allá de la luz,
más allá del amor
más allá de la vida
mas allá…estas tu.
Más allá!!

Hortensia Alcala García