lunes, 12 de mayo de 2014

Mojando de perfume la almohada


 
MOJANDO DE PERFUME LA ALMOHADA
 
La poesía es como la propia almohada,
 que nos guarda los secretos del alma.
La poesía   sirve para contar nuestros
sentires, nuestras emociones y anhelos.
 
La poesía  la construimos con nuestro
 pensamiento, cuando el corazón acelerado
nos  incita a  tomar la pluma   y dibujar
aquello que de dolor A veces  sangra.
 
 
Poesía es como abrir una ventana y
 respirar el aire limpio y perfumado.
Ver el  gorrión posado en la rama del
olivo  aceitunado, mientras  chirria
en tono  libertario, o su canto a la
propia enamora
 
La poesía es como ahogar el sufrimiento
    en un vaso de agua, extraída de la tierra,
 bendecida por los dioses. Para calmar la
vigilia del que carece de amor, o le retuerce
 el dolor, porque no encuentra  la calma. 
 
 
Poesía es la música, que nos  da serenidad
y dulzura al alma. Música del olímpo...como si
del embrujo  de una musa, o una diosa se  tratara.
la que sentimos en lo más profundo, sin
 verla... ni tocarla, tan solo amarla.
 
 
Es la rosa que se abre, al despertarnos
de  mañana. El lirio del jardín. El perfume
de nuestro propio cuerpo. Saboreando,  el
sueño que precede  al  arrebol  entorno al alba.
Dejando la huella en nuestro lecho, mojando
 de perfume la almohada.
 
Despertando el silencio.  El sonido del agua.
El amor, de nuestro sueño... despertando.
Despertando la calma.
 Despertando el-
 susurro empalagoso, de la ciudad callada.
Para convertirlo en poesía, de amores
pensamientos y nostalgias  retardadas.
Poesía es... soñar posando la  cabeza
 en la almohada.
Hortensia Alcalá García
 
 

2 comentarios:

vicente dijo...

La almohada es un lugar privilegiado donde puedes compartir secretos o soledades. Siempre es importante e inspiradora como tus poemas sensuales. Un abrazo.

hortensia dijo...

Pues si querido amigo Vicente. Además apoyar la cabeza cuando tienes mucho sueño!! Dormir y soñar.
Un abrazo.