jueves, 31 de julio de 2014

Te doy mi vida


 


Te doy mi vida
 

Mi alma te sueña desnuda en la noche.

El día despierta mis sueños prohibidos.

Me regalas flores, de lindos colores e intensa fragancia.

Manzanas dulces a mi paladar exquisito.

Con la destreza de mis manos, elaboraré

el zumo para tu alimento.

No escatimaré demora en la entrega.

Me vestiré para la ocasión, con prendas de raso. Blanco.

Que luciré para ti, con donaire y hermosura.

Al volver la noche sacias mi sed y mi cansancio.

La fresca alborada sentiremos juntos. En el lecho

Descansaremos.

  Retomaremos  con fuerzas el nuevo día.

Mi vida y mi alma te entrego dichosa. Ungida por

la intersección de tu bondad; alma amorosa. Beso tus labios.

Dame tu mano ensalzaremos nuestros legados.
 

Hortensia Alcala Garcia

miércoles, 30 de julio de 2014

El ultimo equipaje


 El ultimo equipaje. 3º

Preparado el equipaje,  con lo más valioso que posee. El hombre  se encamina   en busca de la felicidad eterna.
El camino es largo: Antes de  dar el último paso, se detiene,  y piensa en las soledades y tristezas vividas.   En su descuido,   de hombre fuerte, se deja llevar por la debilidad. No puede con el peso del pecado, y la desobediencia  lo atrapa.
Camino a la oscuridad,  detiene el tiempo para dibujar  en  el azul"  a la Mujer, Diosa de la vida, del amor  y de la noche. Legándole todos sus bienes.
Ante el supremo,  pedirá clemencia.  Para dormir la noche oscura.
La Diosa  desde su trono, decidirá sobre  su propio dominio   maternal.  La vida resurgirá cada día, y cada noche.

 Por los siglos de los siglos.

Hortensia alcala García

 

 

 

Niña ujer y Madre


Niña Mujer y Madre. 


Un canto a la Madre   universal, al amor y la ternura.

Parirás la paz del hombre en la tierra. Derechos de la humanidad.

Purifica las aguas que emborrachan de odio al ser humano.

Bendice los campos que engendran vida y el viento que reparte las semillas.
Semillas de amor. Semillas del  pan, y de la vida.

Hortensia Alcala Carcía.

La vida eterna


LA VIDA ETERNA. 2º

Al  grito enmudecido  del dolor, producido  por la lanza que traspasa  las entrañas.   La  Madre tierra extenderá    su manto blanco  sobre  el  mundo   ensangrentado,  por  el  odio, el  poder  y la codicia.

Mientras  la vida eterna  descansa: el viento     expandirá  las semillas   y las entrañas   parirán de nuevo.

De  la madre tierra  Renacerá  el mundo,  Y se hará la luz   cada día.  Al igual que la noche oscura nos sorprenderá.

Helios,  nos  prestara  su luz. Que  la  repartirá  al  igual que    las sombras por los siglos de los siglos.

Hortensia Alcala Garcia

domingo, 27 de julio de 2014

Mojando de perfume la almohada

MOJANDO DE PERFUME LA ALMOHADA

La poesía es como la propia almohada,
 que nos guarda los secretos del alma.
La poesía   sirve para contar nuestros
sentires, nuestras emociones y anhelos.  

La poesía  la construimos con nuestro
 pensamiento, cuando el corazón acelerado
nos  incita a  tomar la pluma y el  folio mas
cercano  y dibujar aquello que  sentimos.

Poesía es como abrir una ventana y
 respirar el aire limpio y perfumado.
Ver el  gorrión posado en la rama del
olivo  aceitunado, mientras  chirria
en tono  libertario, o su canto a la
propia enamora

La poesía es como ahogar el sufrimiento
 y el llanto en un vaso de agua,  bendecida
por los dioses. Para calmar la vigilia del que carece
de amor, o le retuerce el dolor, porque no
encuentra  la calma. 

Poesía es la música, que nos  da serenidad
y dulzura al alma. Música celestial como si
del embrujo  de una musa,  se  tratara.
la que sentimos en lo más profundo, sin
 verla... ni tocarla, tan solo amarla.

Es la rosa que se abre, al despertarnos
de  mañana. El lirio del jardín. El perfume
de nuestro propio cuerpo. Saboreando,  el
sueño que precede, al  arrebol  entorno al alba.
Dejando la huella en nuestro lecho, mojando
 de perfume la almohada.

Despertando el silencio.  El sonido del agua.
El amor, de nuestro sueño... despertando.
Despertando la calma. Despertando el
 susurro empalagoso, de la ciudad callada.
Para convertirlo en poesía, de amores
pensamientos y nostalgias  retardadas.
Poesía es... posar nuestra cabeza
 en la almohada.


Hortensia Alcalá García

viernes, 25 de julio de 2014

Aroma floral-Oleo-Hortensia


Delicia de Mujer

DELICIA DE MUJER

Delicia de Mujer,  de dicha prodigiosa.
Muero por tu querer, por tu manera de ser... en mi corazón rebosas.
 Cuando al atardecer
camino junto a ti  y  escucho la armonía de tu respiración. 
Delicia de Mujer; me siento tan feliz, que al verte sonreír
creo morir de amor.
Bajo el copudo chopo  te beso con pasión, la brisa de la tarde
refresca nuestro  rostro  con música del alma, que brota del amor.

Delicia de Mujer; sublime en tu esplendor, el soplo de tus labios
respiro con pasión, mientras nuestras miradas azules como  el mar
dentro del paraíso  celeste vivirán.

Delicia de Mujer, hoy te quiero cantar la dulce melodía, que canta el ruiseñor
cuando la lluvia cesa,  dándole paso al sol. 
Cuando la hierba buena, presenta su color. 
La rosa su fragancia, y  el jazmín con su olor. 
El bellos atardecer  y su
lejano arrebol.
Delicia de mujer.
Yo muero por tu amor.


Hortensia Alcalá Garcia

miércoles, 23 de julio de 2014

Quise dibujar la luna

QUISE DIBUJAR LA LUNA

Quise dibujar la luna. La noche me la oculto.
Quise dibujar el cielo y la nube lo cubrió.
Pensé dibujar tu aliento… Que el frio lo congelo.
 Para  dibujar tu rostro. Me falto la inspiración.

Vuelve el frio de la noche, sin tu aliento, sin tu amor.
Pensé dibujar estrellas, con la luna y con el sol.
Una nube vespertina en el rio reflejo, tu silueta tan divina
 como los rayos de sol, que gotas de lluvia fina en agua la convirtió.

En la noche y con la luna, prisionera de tu amor
cegaron  la luz mis ojos, con lagrimas de dolor.
Mi mente calenturienta, con  anhelos e ilusión,
fue perdiendo la destreza del milagro del amor.

Quise dibujar la luna, del color de la pasión
¿Que puedo hacer si me faltan...  los anhelos, los  sentidos,
si no tengo corazón?
Las retinas de mis ojos, la oscuridad la cegó,
para dibujar divinas...las lagrimas de pasión.

Hortensia Alcalá Gascía





sábado, 12 de julio de 2014

La vida eterna


LA VIDA ETERNA.

A la sombra del ocaso  bailan las ninfas,  sus danzas amorosas.

  Al escuchar  el  grito enmudecido,    cesan.  Mientras   tiembla la tierra  y,  oscurece  la tarde.    Ante la llamada de las aguas   enfurecidas,   y  teñirse en rojo el color  azul.  Con la sangre extraída de las entrañas  de la tierra.  “Perséfone”    Diosa  del amor y la muerte.  Extenderá    su manto blanco  sobre  el mundo,  empañado por  el  odio. El poder  y la codicia.

 Mientras  la vida eterna  descansa.     Perséfone,  expandirá  las semillas   y las entrañas   parirán de nuevo.  Renacerá  el mundo,  Y se hará la luz,  cada día  precedido por  Helios,  que  la  repartirá  al  igual que    las sombras por los siglos de los siglos.   

Hortensia Alcala García

12/7/2014

 

viernes, 11 de julio de 2014

Solo fueron Palabras


SOLO FUERON PALABRAS
 

El tiempo no pasa en el amor, ni
el amor se olvida con el tiempo.
El amor es como el fuego que arde,
tan... deprisa que se hace incontrolable.
 

Recuerdo que te dije al conocernos
¿Tu sabes que la distancia es igual al olvido?
Tu sonreíste...y extendiéndome tu mano
respondiste.... ¡¡entre tú y yo jamás habrá distancias!!

 

Palabras, solo palabras...y más palabras.
….Y pasado el tiempo acortamos las distancias
El fuego mas grande, lo llevo el viento;
el que perdura es el más pequeño; a menos distancia.
 

Culpamos al tiempo de crear distancias.
Al fuego pequeño de engañar al grande...pero
son solo palabras, palabras solo palabras.
El viento apaga el fuego pequeño, el arroyo
apago el grande. Muere el amor.  Sin más palabras.
 

Nuestras palabras se las llevo el viento
Los besos de fuego se perdieron por el camino
que acortaba las distancias. El olvido se llevo
nuestro amor...pues solo fueron palabras solo palabras.
Que olvidaron la distancia.
 

Hortensia Alcalá García

lunes, 7 de julio de 2014

Besos caricias del alma


BESOS CARICIAS DEL ALMA

 

Si tan bello amanecer tú crees que puede existir,

con todo mi amor yo iré a reunirme junto a ti.

A modo de mariposa me posare en tu ventana

esperare que amanezca junto al lucero del alba.

 

Le contare mis secretos al viento de la mañana

y te regalare el perfume de las rosas más tempranas.

Nuestros suspiros dormidos jugaran cada mañana

bordeando nuestros labios mientras nuestras maños hablan.

 

Escribiremos los versos, versos que el corazón canta.

Tonadas de buenos días, tonadas de piel y alma.

Entonando nuestras dichas, tardías con esperanza.

Regaremos el jardín, mientras crecen las guirnaldas

 

al arrebol volveremos a esperar la noche en calma.

Dibujaremos amores, dibujaremos nostalgias.

Nos contaremos historias, nos contaremos hazañas.

Enlazaremos las manos, mientras los cuerpos descansan.

La llegada de la aurora luciendo la luz dorada

se apagara con el sol, que da paso a otra mañana, que

juntara nuestros labios para salir de la cama.

 

El desayuno no espera ¡¡venga moceta levanta!!

Dejame un ratito mas que se me pegan las sabanas.

Me gusta ver que caminas   como todas  mañanas,

Regalándome los besos, besos caricias del alma.

 

Hortensia Alcala García.
 

martes, 1 de julio de 2014

La niña del columpio


La niña del columpio

 Auto biográfico:  Fragmento.

 

 


Sofía al cumplir los quince años,  harta de soñar con lo imposible,  se  

marcha del pueblo.  Alguien le promete que muy lejos podrá trabajar en  

fabricas y no al  intemperie, podrá  ganar dinero para vestir  como a ella le  

gusta y,  enviar a su  familia que viven muy escasos. 

Ya pasado el tiempo se marcha la niña.  Muy lejos del pueblo se  encuentra  la niña.  

Que suspira y llora  siempre que se acuerda. De la vieja soga colgada en la  

encina: del joven vecino… también su  vecina.  

Años de silencio sin cuerda  ni encina.  Sin dulces recuerdos,  ni amargas  

desdichas. Ni trenzas ni velo. No llevo rebeca ni vestido nuevo. No soy una  

niña ni pretendo serlos, ya nos vienen otros pisando el terreno.  

Deja que me mire un poco al espejo!!  Por si las arrugas son solo el reflejo, de   

esta luz tan pobre… Me comprare otra, que no tenga arrugas ni cabellos  

blanco! Guardaré mis manos dentro del bolsillo, les pondré más cremas y  

nuevos anillos. 

Ya pasan los años –años de silencio, ya llega la hora de volver al pueblo.  Lo  

encuentro más chico, ¿Oh es que no me acuerdo? La calle empedrada, los  

vecinos nuevos, hacen que me olvide,  de todos aquellos.  

¿Dónde están los míos, que ha sido de ellos?  Pregunto  a la gente y escucho  

silencio. Donde están los hijos, donde están los nietos. Donde están los años  

que pase con ello. Donde mi vecino ¿OH  fue solo un sueño? 

Nadie me conoce…  ríen en silencio. Parece que el tiempo no paso por ellos.  

Husmean, susurran cuentos y más cuentos. Que si la vecina. Que quienes han  

vuelto. 

 Las tristes campanas ya tocan a muertos. 

Del  viejo columpio  yo les estoy viendo. Quien es aquel hombre se acerca en  

silencio, le tiemblan sus piernas, blancos sus cabellos. ¡Deja que te ayude no  

caigas al suelo! 

¿Por qué llegas tarde? sabes que te espero.  No tengas reparo, no me tengas  

miedo.  Ya en el otro mundo junto  estaremos. 

El sol me deslumbra frente al cementerio. No pongas tu mano sobre mi cabello,  

las tienes más blancas que los  propios  muertos. Que nos dejen juntos  por  

siempre aquí dentro…como mariposas eternas seremos.
 

Hortensia Alcala Garcia