sábado, 3 de enero de 2015

En la noche de Reyes


Dedicada a los niños de Palestina

en la noche del  6 de enero, 2009

Photos Hortensia
 

Que juguetes no quiero
 

En la noche de Reyes,  mientras las estrellas 

 duermen, todos los niños del mundo 

esperan con  impaciencia   la magia   de sus juguetes. 

cuando una estela brillante en el cielo se paro.  

Cielo y tierra se ilumina,  la luna se oscureció. 

ya que la bondad divina a otros niños olvido. 

La tierra se quedo a oscuras, el cielo se ilumino  

con  la llegada de  niños que las estrellas guio.

 

(A los niños luminosos)
 

Por el cielo los Reyes hoy han  venido
 

y todas las estrellas los han seguido,
 

no encuentran a los niños... están dormidos!!
 

Que callen los morteros, que las bombas no estallen.
 

¿O!  Dios, estas  dormido?
 

Que juguetes no quiero, quiero a los niños.

 
Hortensia Alcalá García

6 comentarios:

Jose Luis dijo...

Ay, si tuviera fuerzas para partirme la camisa...
¡Qué cosa más bella!

Verdad, que Dios parece quedarse a veces dormido. Ojalá que las fuerzas empleadas en esos fanatismos se usaran para construir hospitales, escuelas, viviendas para humildes. A ese Dios dormido pido que no nos alcance nunca esa fuerza sin timón y que al menos los nuestros, nuestros hijos y nietos, disfruten de una cosa tan simple: paz.

hortensia Alcala dijo...

Toda la razón jl. pero hay ojos que no ven y oídos que no escuchan aun que les chillen...no oyes....
Ánimos...

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Un emotivo poema que nos acerca a aquellos niños que de alguna manera les borraron la sonrisa.Ojalá que los Reyes magos les traigan felicidad y paz,toda la paz que un niño se merece.

Feliz año Hortensia.

Un abrazo

hortensia Alcala dijo...

Gracias Joaquin, los Reyes magos ya por mucho que traigan!! Pero bueno eso les pediremos, que la metralla se use solamente para los fuegos artificiales...en invierno que el suelo esta mojado.
Saludo cordial

Martha Bernal dijo...

Una tristeza que esto suceda, angelitos que sufren por el poder de otros, Dios dice como vivir en paz, pero es el hombre el que no entiende. Precioso y emotivo poema. Un beso.

hortensia Alcala dijo...

Eso es lo malo Martha, que por ser el todo poderoso ,todas las culpas las lleva el. Es la impotencia de los mortales el no poder hacer nada contra los asesinos. Beso