martes, 31 de marzo de 2015

Penas de Gitana


PENAS DE GITANA
 
Lucero que alumbras  a la luz del alba. Termina
ya  la ronda, que ella te aguarda. Vestida de
lunares, por la mañana, con sus cabellos
negros alma gitana,.  Quitando penas por donde pasa. 
Con ojos de gacela, su piel canela, al sol dorada.
Recorre los rastrojos  de los trigales  que entre
amapolas  los segadores te regalaran.  Semillas
que parieron  las tierras duras que ellos sembraran. 
Pinceles de Murillo, para pintarte necesitara,
tus ojos piconeros, triste figura, triste mirada.
Escondiendo las penas de los amores  que regalabas. 
La luz de aquel lucero,  en la penumbra queda apagada.
Los pinceles  se secan  ante la ausencia que se acercaba.
Lloran los segadores... lloran la pena de una gitana.
 
Hortensia Alcalá García

2 comentarios:

Jose Luis dijo...

Con las lágrimas se van
las penas grandes que se lloran.
La pena grande es la pena
que no se puede llorar,
ésa no se va, se queda.

Lo cantaba el Carbonerillo, por fandangos, me parece una bonita entrada, mucha sensibilidad y gusto por la belleza en esas líneas.

hortensia Alcala dijo...

Hola compañero; pasé unas semanas fuera; ya de vuelta respondo a tu amable comentario que de corazón agradezco.
Amable y único, esto ya se sabe por que sucede, pues por que yo no tengo tiempo de estar y comentar, "una pena" ya que me encantaría moverme mas pero quiero abarcar mucho ...es lo que hay. Cordial saludo