sábado, 28 de mayo de 2016

Celebración del Corpus Chisti


Fiesta del Corpus Chisti,  en Oñati.  
 
Se celebra con una  solemne misa  mayor. Seguida de la tradicional procesión. Que nos muestra  entre otras muchas  imágenes  eclesiásticas,  como  a San Miguel  recorriendo  el centro de la Villa,  junto a los apóstoles, destacando la impresionante figura de Cristo.

Dejo un detalle  muy minucioso  e importante como es la vestidura de los  participes representantes de cada  figura.

¡¡Y cómo no!! día grande; comida grande. Que normalmente se cocina de víspera los platos de más larga duración, ya que la misa es a las 11 del domingo a celebrar, y la procesión a las 12.

Bueno unos fritos, tradicionales, algo de marisco. Cremas o sopa de pescado.  Y como en mi caso, pollo al horno, con algo verde como puede ser la lechuga que se aburre- de acompañar a las fiestas. Siempre tan  verde en el plato. Siempre luciendo en la mesa, aun que solo sea  lechuga.  Hay que ponerla bien tiesa…. ¡¡que”lacia”  como que no!!

  Postres:  En cada casa lo que guste, al igual que el vino.

(…Y como la vida es bella)

“Platos  sencillos, para gente Humilde”

El caso es celebras las cosas.

Delicias de  langostinos.

Langostinos deliciosos.

Mejillones del  norte, al estilo 

de  la selva  convirtiéndolos en  tigres.

Así rabiosamente ricos- ricos.

Merece poesía, la cocina,

Por la cocinera, que se lo curra.

“Que pobres los señoritos.

Que se comen las chuletas

Y los más pobres los fritos,

que otros los llaman croquetas.

 Hortensia Alcalá.

 28/05/2016

domingo, 22 de mayo de 2016

Pensando en ti


 


PENSANDO EN TI


Soy tu pensamiento: Como en la noche oscura,  con ansias en amores  inflamada, salí, dichosa ventura -salí sin ser notada.

A manera de rosas blanca delicadas y
velas encendidas, en calles solitarias me encontraba.

 Como azucena entre espinas me perdía  mientras  derrame mi perfume enamorado,  derrochando su olor por el mundo  esparramado.

Te busque…, te llame  al grito desesperado.

 El velo que cubrió mis ojos en la noche de mi alma, nos hizo más largas las distancias.

Desperté en la alcoba y a tu lado estaba. Sentí tu corazón latiendo acelerado como si el galope de caballo veloz, quisiera- quisiera- quisiera  ser el propio corazón en mi agarrado.

         Los besos mañaneros así nos despertaron. Como si el día se acabara al despertar del sueño enamorado.

Sí el amor nace del alma: Este amor no será solo un recuerdo;   en dos corazones que aman habrá semillas para el nuevo arado,  que al brotar en primavera, mi pecho florecido con anhelo y ansia te regalo.

Como en sueños amorosos,  siento el tacto de tus manos, alimentando el dulce y exquisito fruto del amor;  con sabores a vida exhalados de dulces caricias y quedar rendida en tu regazo,  al amanecer  ver el mundo fundiéndonos los dos en un abrazo.

Hortensia Alcalá García


 

 

 

martes, 17 de mayo de 2016

"La mujer del (XX) en la cuerda floja"


 Oleos: Hortensia
 LA CUENTA DE LA VIEJA

En la cuerda floja: La situación  de la mujer del siglo  (XX)

 

“Lo mires como lo mires,  “la mujer no vale nada si no tiene libertad”.

¡¡Y digo yo!!  Como se puede contar, como se puede entender. ¡¡Como se debe   llamar  a la  suerte de una vez.

Pasan y pasan los años,  esperando en vano que cambien por ti, pero nunca cambian te lo digo yo!! Que las experiencias se dejan oír.

        Nunca pasa el tiempo en la soledad. Como si en la sombra tienes que vivir, en tiempos cerrados a la libertad, sola me quedaba y lloraba por mi;  me creí culpable de  la sin razón. Solo vi las sombras de la soledad y del sufrimiento  por desilusión.

Llegaron los hijos quise ser feliz. Todo transcurría de mal en peor; seguía pensando que de todo mal, la única culpable seguía siendo yo.

         -¿Doctor, que me pasa?  ¿Por qué sufro yo?  ¡Puede  usted decirme  si tengo razón!

¡¡El señor doctor rasco la cabeza;  se encendió un cigarro…guardo la respuesta dentro de un cajón!!

La gente escribe al amor  de sus vidas  con fervor,  contando las cosas bellas  que los años les  dejo. -Pero no siempre  se cuentan las  verdades  tal y como son.  Por eso lo digo ahora,  por eso lo cuento yo. 

Mentiras y más mentiras,  comidas, juego y alcohol. Llorando a lágrima viva la vida he pasado yo.

El corazón no se para mientras  no lo quiera dios,  o el destino no lo diga,  ya que por  sufrimiento     aguantamos las mujeres  las cadenas  día tras día. Siempre esperando que cambie,  siempre esperando  que diga, que será  la última noche  que sale   por más mentiras.

Perdí  dodos mis amigos,  perdí toda mi cuadrilla, pariente y  conocidos  incluyendo  a mi familia.

¡¡Como se pude, llevar  una vida tan  compleja y siempre por esperar si él cambia o tu  lo dejas!!  Que esa es otra la  cuestión, como la cuenta de  la vieja.  ¡¡Si dejamos el trabajo para cuidarlos  muí   bien y darles  todo en bandeja!!

 Ahora  nos pasa factura  o la “moraleja”  el tiene la pensión grande  las mujeres la  pequeña.  Así    seguir  aguantando  y tragando las miserias.   Miserias  y  malos ratos,  disgusto que  te  acomplejan.  Ya no sales a la calle, por si  en el Lugar  se enteran, que luego los critiqueos  o chismorreos te esperan.  Que tires por donde tires,  que quieras o que no quieras… si no quieres sufrimiento.  Tendrás que pasar miseria. 

Hortensia Alcalá García

17/05/2016

viernes, 13 de mayo de 2016

(Me falta mi mujer)

Si yo tuviera que escribir hoy, el capitulo de mi diario; sería un capítulo especial.
(Me falta mi mujer)

 Doce y cuarto del medio día: Arreglándome un poquito para salir a la calle, por un par de recados.
Rin!! Suena el timbre de la puerta “insistentemente”.  Me  dirijo a la puerta de entrada, y allí se encontraba  muí nervioso un hombre mayor, de 94 años –mi vecino.
Mi mujer salió  al médico hace más de dos horas y no ha vuelto, no sé nada de ella en más de dos horas… ¿tú puedes ir a buscarla?  ¡Me pregunto!

                Sí,  Suba a casa tranquilo, yo iré a buscarla;- le  respondí.
Él: me replica… No,  no subiré a  casa mientras no la traigas contigo me siento aquí en la escalera, así la veré antes, en cuanto entre por la puerta del portal!!
                 -Yo insistí que entrase en su casa.  -Me calce los zapatos y vestí,  una corta gabardina  de primavera, y  un pañuelo  para cubrir el escote por el frio, que dejan estas lluvias intermitentes de una primavera un tanto atípica, “en  este  año bisiesto algo alocado”.
 De inmediato   me dispongo a hacerle el recado al vecino que  estaba claro que ni por “cojones” admitiría un no, ¡ya volverá!!   Y esperaba en el balcón para asegurarse de que yo le traería a su mujer.  ¿Ya vas?  Pregunto de nuevo; apoyado en la baranda del susodicho balcón, -Sí este tranquilo!! Le respondí.

Continúo mi camino y al llegar a la fuente medieval,  que se encuentra al final de esta antigua calle de la Villa. -Bajo el paraguas observo  como alguien se acerca;  pisada lenta al  sonido clik-clak. Del bastón que ayuda a caminar más segura a La buena mujer del vecino.
¿Hola ya vas a los recados? –“Tarde andas es casi el mediodía hora de comer”. Y continua relatándome el por qué de su tardanza.- Yo callando para no hablarle de la preocupación de su anciano marido.
Yo ando tarde, me replica; fui al médico pero como no  pedí cita por qué no sé hacerlo por el teléfono. He estado toda la mañana allí.
                No quise decirle nada de  la insistencia de su marido, para no ponerla nerviosa. Ella si me dijo: él estará pensando en donde estoy que aun no he vuelto a casa desde la mañana, y como hace unos días el se cayó en la calle por que el bastón se le enredo en una alcantarilla…y le llevaron al hospital en Ambulancia;  -para cuando lo trajeron  con 8puntos suturados en la frente,  habrían pasado 4horas. El tiene miedo de que me pueda pasar algo así o peor.
Él: Ella:
Ellos: Nosotras:
El miedo: las nostalgias:
 El horror: las indiferencias.
Los años: La razón -y la sin ella:
La soledad:
Los sacrificios:
La vida, el camino  hacia la Muerte.
Hortensia Alcalá García.
13/05/2016






lunes, 2 de mayo de 2016

Amores tardios (El amor a los 60)


AMORES TARDIOS

(Episodio I)

 

 

            ¿Qué tiene de malo el amor después de los sesenta? La soledad no es la mejor  compañía.

            Vivir plenamente  enamorados…o enamorarse en  la última etapa de la vida puede ser el mejor  remedio ¡Y no se compra en farmacias!  Se gana en salud, sin gastar un € en medicinas para el dolor “aburrido” o el sueño que no llega.

 

            Mujer no te arregles y te pintes los labios sólo para salir  de compras  rutinarias.

 No esperes todos los días a que te visiten tus familiares; ellos lo harán cuando tengan ganas o tiempo libre para ti.

            Si vives acompañada y mantienes el amor de tu compañero; ponte guapa para ti y para el. No te descuides, ni  descuides el amor.

            Si vives sola porque tu compañía se fue  lejos para no volver, porque se le acabo la vida.  O en su caminar  se topó  con otros ojos y otros labios, al que se le fue su mirada…porque nuestros propios ojos nos traicionan a veces... ¡eso es así!

            -Entonces ponte guapa para ti. Ya lloraste lo suficiente. Píntate el pelo...encuentra tu estilo...ponte carmín en  los labios...laca en las  uñas...y  sal a pasear. Toma la luz del sol, busca con la mirada las cosas bellas que tendrás a tu paso. Sonríe  a la vida, que tu aun eres eso....vida.

 

            El día menos pensado, alguien en alguna parte  te dirá - tienes unos ojos preciosos y unos labios.... ¡madre mía- tus labios!

Entonces tú te quedaras callada, pero le sonreirás agradecida porque  tu autoestima hace mella  en ti.

Primer punto: Te sentirás  tan bien que en unos días solo pensaras en esas frases!!! Que recorrerán todo tu cuerpo activando algo que dormía dentro de ti, sin tu darte cuenta que  lo tenias y es  que estaba dormido. Lo cual me temo que aquel dolor “aburrido” en unos días no necesitas tratarlo ni el de  buscar el sueño  ya que este llegara cada noche... dulce, muy dulce.

 

En unos pocos días;  la memoria nos juega malas pasadas y no conseguirás recordar su rostro, pensaras-”Va eso se lo dirá a todas, además guapo no me pareció... ¡joe! Pero me gusto su sonrisa, y su voz. Entonces saldrás de nuevo a la calle, sabes bien por donde le podrás ver otra vez.

            En el  gran parque  verde, al lado de  unas plantas de jazmín;  a punto de reventar ya para mostrar  sus pétalos perfumados inconfundibles, “allí estará” con el paraguas en una mano y con la otra intentando encenderse un cigarrillo...ese cigarrillo que aprendió a fumar en su adolescencia  y que no es capaz de retirarlo de su vida.

 

            El se dará cuenta enseguida y se acercara a ti, que te quedaste como una pasmarota -cohibida haciendo que buscas algo en el bolso  mientras la lluvia fina  del día desapacible cae sobre tu pelo. Te sientes incomoda  al pensar que estarás feísima con el pelo aplastado o que el tinte de este  te escurre por la frente ¡que bochorno!  Pero él se acerca y te cubre la cabeza con su paraguas replicando -Qué guapa estas con el agua escurriendo por tus ojos. Me encanta ese peinado, al igual que tu color del carmín ¿es nuevo?- ¡¡En este instante, te gustaría salir corriendo pero no puedes!! Tienes que conseguir poder verle bien,  las expresiones al hablar, el brillo de sus ojos que te miran tranquilos sosegados. Esto te tranquiliza y te sientes en el cielo. Así cada día desearas que llegue el siguiente, y esperar juntos a que cese la lluvia, salga el sol, ver si se abre la flor...y no solo la del jazmín que esa se abrirá ¡fijo!

 

Hortensia Alcalá García