viernes, 24 de abril de 2015

Cerca de ti y la música


 

Cerca de ti y la música
 

Fascinante mañana: Camino en silencio  junto al río, sumida yo en mis pensamientos  me detengo a descansar, miro al cielo  el único objeto que se divisa en el firmamento  es el paso de un Avión “Boing 377. Stratocrucise”  la estela fascinante que dibuja en el infinito  me invita a seguirla  y  me regala algo para mí nunca visto; lleva dos estelas, las que despide por la parte  trasera  de color blanco, adornando el azul del cielo y otra por la parte delantera, color negro brillante transparente, producida a buen seguro por el alumbrado  contrastado con la luz del sol que le da en contra.

 La parte trasera por tanto blanca,   pero la parte delantera  o frontal, para mí fue percibida por primera vez, quise continuar mirando mientras alcanzase mi vista y  en tanto me transpuse!! 

No sé porque pero yo viajé en el “Boing 377” No tenía maletas, ni bolsas grandes  ni chicas  tan solo unos auriculares antiguos para escuchar música.

            - Desde mi letargo recuerdo que sentí un cosquilleo en mi mano derecha me volví hacia el otro lado  para despertarla.

Continuo viendo desde mi pensamiento la estela negra brillante de la parte delantera  del  “Boing!!

Comienzo a sentir frió. Una llovizna impertinente  moja  mis ropas y mi piel; me incorporo  miro a todos lados  sin poder reconocer el sitio. Yo esperaba ver el dulce arrebol” de las últimas horas diurnas pero la Llovizna empalagosa  no me permite ver más allá de un río, un gran parque verde  con muchos transeúntes.

La oscuridad de la noche comienza a notarse: me dispongo a caminar sin saber por dónde ir.

Soy tímida  pero he  de preguntar! Nadie parece entender mi lenguaje,  me detengo de nuevo!!  Escucho una música lejana. “Me dirijo al sitio  antes de llegar me quede  embobada ante   la belleza de unos  jardines. No entendía que sería aquello ya que al no llevar las lentes no podía leer.

 Luz sí que había pero no vi las letras o  no las entendí.

Continúo hacia donde escuchaba la música: La gente disfrutaba  ya que tocaban varios grupos y solistas  ¡me gusta la música! Mi corazón se alegro de repente al escuchar  un tema para mi muy conocido. ( Oh  Carol) me gusta el Rok, el Jazz y el Blues.  Sentí una muy buena sensación,  no me resistí a bailar  siguiendo al grupo de personas que también lo hacían. 

La infame lluvia que tras un precioso día se dejo sentir ya entrada la noche. Continuó cayendo por tanto mojando mi vestido veraniego. También mi cabello  cosa que no me gusta -entonces deje de bailar, me pasé por los puestos de ventas, tenía que inventarme algo para no mojarme la cabeza… “eso no podía ser” la cabeza no, que no me gusta estar despeinada!! Pues por fin en uno de los quioscos vendían bolsas plastificadas, de las de ir al supermercado, que con unas tijeras que pude conseguir por señas  ya que no sé ingles… por cierto en ese instante se acerco una persona mayor, de color más oscuro  que el  mío;  me vio en apuros con el idioma y me ayudo,  dijo ser cubano. Así que aproveche para preguntarle en  donde me encontraba!! Me respondió que estaba en el New York City Hall Park.
 

Volví al sitio de la música. Alguien me retiro cuidadosamente el invento que improvise para no mojarme el pelo. Me ofreció un viejo y conocido paraguas  que yo acepte sin rechistar. Me acompaño a tomar algo en ese momento volvieron a tocar (Oh! Carol)  enseguida se dio cuenta de cómo me gustaba y me invito a bailar… al terminar continuamos paseando. 

 Días más tarde: Intento recordar su cara y  no puedo.

Recordar el tacto de su mano al rozar la mía cuando me dio  el paraguas.

Mis ojos y mi pensamiento  no se coordinaron en ningún momento.
¡Qué agonía!
 

En mis oídos vuelve a sonar la música,

En este caso, el tema. (Siente mi amor:)

Ojos apretados para no despertar.

Quisiera vivir sintiendo tu voz.

Sintiendo en mis labios el tacto

Suave y divino de tu respiración

Claramente palpando

el tacto de tus manos.

Como bien dice la canción.

Siente mi amor.

A los ojos de Dios

Cerca de ti.

Es como deseo vivir.

Estar cerca de ti

es para mí como estar cerca de Dios. 

Hortensia Alcalá García

1/6/2012