lunes, 16 de octubre de 2017

DESPERTAR EL SILENCIO


DESPERTAR EL SILENCIO

 

Mientras me miro en tus ojos.

Veo reverdecer el valle que secó   tu ausencia.

Un bello jardín en mi alma brota al sentir tu aliento.

 Siento mi piel en carne viva,  porque me duele el amor.

Me faltan los te quieros...si-los te quieros.

 

Me duele si...porque  pienso como siempre pienso.

Creo como siempre creo.... porque creo en ti y en

 tu pensamiento. Al decir tu nombre tiritan en mi voz,

las  palabras que se esconden y  ...pienso que no pienso.

Si tu no estás siento que no siento. Pienso que me pierdo.

 

El din don del péndulo que marca nuestro tiempo.

El tiempo del deseo  el tiempo del silencio.

El tiempo que nos marca  el final de otros tiempos.

Promesas que enloquecen  por falta de un te quiero

 yo quiero  revivirla  amor… despertando  el silencio.

 

El mundo al girar  alborota  mi cerebro,

en la noche dormiré mi desazón  como se duerme un sueño.

El tiempo de la espera el tiempo del silencio.

El viento huracanado segó nuestros secretos

desnudó  nuestras almas, se secaron los  valles

 A  falta de tu aliento.

 

Hortensia Alcalá García

 

lunes, 2 de octubre de 2017

Aunque se queme el pais




 

…Y aunque se queme el país

Con tanto ratero dentro

Yo  no movería ni un dedo

Para sacarlos  del fuego.

 

Aunque se llamen justicia

Toditos los justicieros

No  merecen  el respeto

De aquel  que les pagan  el sueldo.

 

Como se pueden  llamar

defensores de la ley,   si

la ley la ponen ellos  y

Obedecer   es  de ley!!

 

Así  nos  va en el país

Donde regalan  dinero,

Donde lo disfrutan muchos

Y solo   curra el obrero.

 

Pensemos como pensemos,

Digamos lo que digamos

Estamos más reprimidos

que un ratero sin sus manos.

 

Y ya para terminar, porque

Todo se termina; cuanto mas

altos  subamos  es más  grande la caída

…Y el mochazo que pegamos.

 

Hortensia Alcalá

Monologo  en prosa

 

 
 
 

jueves, 21 de septiembre de 2017

El Magnolio y la Orquídea


 Foto: Hortensia
 
Oleo en lienzo: estilo Vintag. Autora: Hortensia

EL MAGNOLIO Y LA ORQUIDEA   -Poema:

El Magnolio y la Orquídea:

(Los sueños de la pasión)

 

Sueño que sueño.  Sueño que sueño contigo.

Sueño que despiertan sueños de los que sueñas dormido.

Sueño que vivo contigo, nutriéndome de tu amor.

En tu habita natural. Tal Magnolio rama en flor, le

da a la diosa real el sustrato del  amor.

Que revive la pasión de una flor tan singular,

tan despistada y tenaz  hechizando su color.

 

En su hábitat natural. Quise reflejarme yo.

Cual sauces  al natural  o magnolios de pasión.

Tanto amor pueden crear con tanta germinación,

que en sus sombras cuidaran las riquezas del amor.

Una orquídea quiero ser  para crecer de tu amor.

En tu hábitat germinar  en silencio mi pasión.

 

Hortensia Alcalá García.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Pobre Idiota que quiso volar "...y eso es imposible


Hoy quiero  recordar aquellas canciones románticas,  que entre otros  cantautores poetas y sabedores de la  música; nos hicieron  con sus letras y voces,   acercarnos un poco a la poesía en el siglo pasado.  (Alberto Cortes).  

Que con su voz, te manda  una rosa cada día… y retirara una hoja del calendario  para mediar entre los dos una distancia. Recordándote ser  la propietaria y  compañera total del alma MIA.  Y dueña de toda  su ternura. Que apagara el sol   para ver iluminado  tus sueños con tan solo la estela  de  una estrella. Y ver a través de  su ventana como vuela su  alma hacia  la tuya. Y recordarte que  día a día  te seguirán llegando Rosas.

Este hombre que no es de aquí ni de allá. Que ser feliz es su color de identidad. Que persigue a Manuela en bicicleta para tumbarse en la arena  y juntos ver sobre el agua  las estrellas.

El que cuando un amigo se va, queda un espacio vacío. Que no lo  podrá llenar la llegada de otro amigo.

Que  en un rincón del alma esconderé  la pena que el amor me creo. Donde  guardo  los fracasos que  ese amor me  dejo.  …Y que me parece mentira que ya no pueda  esta noche yo escuchar  tu voz. Y…  siguen aburridos  los poemas.  Aunque  siempre- siempre serás mi amor.  ¡¡Ya  no encontrare un consuelo para mi corazón!!
 

El que los años no le pasan, porque quiere ser libre como lo fue su perro callejero. Solo quiere ser libre, no ser una metáfora de la libertad. Libre como el viento, como el agua, como debería ser el amor.

Que también los demás dijeron: “Pobre Idiota” por querer volar en nubes  de algodón y construir castillos en el aire,  y se sintió gaviota. Que le  dictaron normas  y lo  condenarlo por su chifladura. Por querer ser feliz le trasladaron al lugar donde no vive nadie. Pobre Idiota que quiso volar!! Volar!!- Que dudó  si es contagioso querer ser feliz. Que se vistió  de mago y dibujo castillos en el aire. ¡De nuevo quiso volar-volar, entre nubes de algodón  igual que las gaviotas pero eso es imposible.
 

El que pasado los sesenta quiere cantar a la vida porque la parte divertida de la vida aun está por llegar. Espero nos canten esa fase tan divertida, y que todos la conozcamos. Ya paso una década más y estamos aun en  la puerta de embarque a la espera de que baje la marea y poder salir a flote.  

Si tenemos que echar mano  de los buenos recuerdos pasados; va a ser que los sesenta se oxidaron en la orilla.

Sean felices que el pasado ya paso y el futuro no existe.
 

Hortensia Alcalá García

martes, 5 de septiembre de 2017

Si yo tuviera que escribir hoy


Si yo tuviera que escribir hoy  el capítulo  de mi diario; sería un capítulo especial.

(Me falta mi mujer- esta mañana)

 

 Doce y cuarto del medio día: Arreglándome un poquito para salir a la calle, por un par de recados.

Rin!! Suena el timbre de la puerta “insistentemente”.  Me  dirijo a la puerta de entrada y allí se encontraba  muí nervioso un hombre mayor  de 94 años –mi vecino.

Mi mujer salió  al médico hace más de dos horas y no ha vuelto, no sé nada de ella en más de dos horas… ¿tú puedes ir a buscarla?- ¡Me pregunto!

            Sí,  Suva a casa tranquilo, yo iré a buscarla;- le  respondí!!

Él: me replica!  No,  no subiré a  casa mientras no la traigas contigo me siento aquí en la escalera, así la veré antes  en cuanto entre por la puerta del portal de la calle.

              Yo insistí que entrase en su casa: Me calce los zapatos y vestí,  una corta gabardina  de primavera y  un pañuelo  para cubrir el escote por el frio, que dejan estas lluvias intermitentes de una primavera un tanto atípica, “en  este  año bisiesto algo alocado”.

 De inmediato   me dispongo a hacerle el recado al vecino que  estaba claro que ni por nada ” admitiría un no, ya volverá.   Y esperaba   para asegurarse de que yo le traería a su mujer.

 ¿Ya vas?  Pregunto de nuevo; apoyado en la baranda. -Sí este tranquilo-le respondí.

Continúo mi camino y al llegar a la fuente medieval,  que se encuentra al final de esta antigua calle de la Villa. -Bajo el paraguas   advierto como alguien se acerca;  pisada lenta al  sonido clik-clak. Del bastón que ayuda a caminar más segura a La buena mujer del vecino.

¿Hola,  ya vas a los recados? –“Tarde andas es casi el mediodía hora de comer”!!  Y continua relatándome el por qué de su tardanza.- Yo callando para no hablarle de la preocupación de su anciano marido.

Yo ando tarde, me replica; fui al médico pero como no  pedí cita porqué no sé hacerlo por el teléfono. He estado toda la mañana allí.

            No quise decirle nada de  la insistencia de su marido, para no ponerla nerviosa. Ella si me dijo: él estará pensando en donde estoy que aun no he vuelto a casa desde la mañana, y como hace unos días el se cayó en la calle porque el bastón se le enredo en una alcantarilla…y le llevaron al hospital en Ambulancia;  -para cuando lo trajeron  con 8puntos suturados en la frente,  habrían pasado 4horas. El tiene miedo de que me pueda pasar algo así o peor.

Él: Ella:

Ellos: Nosotras.

El miedo: Los años.

 El horror: las indiferencias.

Los años: La razón -y la sin ella:

La soledad:

Los sacrificios:

La vida, el camino  hacia la Muerte.

Hortensia Alcalá García.

13/05/2016

 

Ya ha pasado más de un año. A mi vuelta de vacaciones… el ya enterrado…. Ella con su soledad y su bastón recorre la calle pasito a pasito lento. Al darle el pésame levanta la cabeza y me dice muy bajito…. Es ley de vida.

Hortensia: 2017

domingo, 3 de septiembre de 2017

Amor de verano


Amor de verano:

 

Cuando el sol se aleja, y clarea el día.

El silencio se cambia por algarabía,

se duerme el gemido que la alcoba oía.

Despierta a la aurora, la palabra es fría.

 

Amor de verano tu voz no la escucho,

Como amarga hiel te sintió mi cuerpo,

gozos de amargura forzosos vivimos.

Sollozando y gimiendo, alocada te busco.

 

Como hierro al dente, quemaste mi entraña;

Yo con todas mis fuerzas te arranque de mí.

En aquel momento sangrante mi herida.

De angustia y delirios  sola enloquecí.

 

Cuando el sol se aleja y clarea el día,

mi mente recuerda todo lo que oí, de tu

boca siempre dulce melodía, tan bellas palabras

que yo te creí. Y herida de muerte de nuevo en la alcoba

al llegar el alba, me sentí morir.

Yo…si;  me sentí morir!!

 

Hortensia Alcalá García

 

viernes, 25 de agosto de 2017

Ella se llevo mi alma


Ella se llevo mi alma; cambio mi vida, me dejo sin luz.
Sin alma no se vivir, ni sin vida; y    sin luz no la veré.
Ya no fugan las estrellas, ya no rondan los luceros
Ya no se pinta la luna con los pinceles del cielo.
 
En la noche silenciosa, quise perder  mi desvelo,
Solo para estar con ella, enredándome en su velo.
Cuando refleje en el agua coloreando su pelo.
En el verde de sus ojos  e de  escribir  mis anhelos.
 
Suplicare su presencia a los  pintores de nuevo
Los que pintan por amor, y hacen  vivir los recuerdos.
Al igual que los poetas,  nos recuerdan con sus versos
Los amores y desdichas, los sueños y los momentos.
 
En la música la busco, entre violines y Chelos
 En guitarras y cantares. En voces que nos conmueve
escuchándola en silencio, porque el silencio
Se escucha  cuando nos llega de lejos.
 
Ella se llevo mi alma, lo que viví  no fue un sueño.
Las luces de aquella noche se apagaron con el viento
 Cesaron las dulces notas y  las cuerdas se rompieron.
Los pintores de la luna, sin colores  no pudieron.
 Pintar el amor que un día me dejo sin luz ni cielo.
 
Autora: Hortensia Alcalá García