lunes, 24 de agosto de 2015

El Alzheimer


(El Alzheimer)

 

 ¿Quién soy yo?
 

Doctor: a veces no puedo recordar  adónde iba y… me vuelvo pero no  encuentro el recuerdo.
 

Doctor: el sueño me pesa, me  rinde, me duermo  pero al despertar, no-no, ¡recuerdo yo!  ...oh!  ¿Es que me olvide de cenar?
 

Doctor: me siento cansada, me enredo al hablar, me pesan las piernas solo al caminar.

 

Doctor: cada vez me agrada más la soledad,  solo deseo que me dejen en paz.

 Sonrió sin causa, todo me da igual.
 

Doctor: Sonidos constantes chirrían en mi sien. Danzan marionetas con hebras de seda confunden mi ser.
 

Quiero que me ayude - doctor;  a encontrar palabras que a medias deje.  En mi pensamiento  reposando  quedan mensajes recuerdos de cosas que ame.
 

Ya no escucho a nadie, nada me interesa, solo algún recuerdo lejano  guarde.
 

Desde mi remanso,  maldigo a mi mente que me abandono. No pedí al destino  afanes  triunfales.  Fortuna ni  fama....solo algo de amor.  Mis  pies y mis manos  y unas hebras finas que  maneje yo.
 

Doctor: Puede usted decirme… solo-solo  ¿quién soy yo?

 

Hortensia Alcalá García

 



 

sábado, 8 de agosto de 2015

El mensaje de las cuatro rosas- (dueto)


El mensaje de las cuatro rosas:

 


Las cuatro rosas que al marchar

 dejé en mi ventana…

Guardaban   un mensaje.

 

El mensaje:

 

Una lagrima, unas gotitas  de  perfume,

Un beso y un adiós.

 

            “Respuesta de un amigo”

Deberías haber puesto en la ventana las flores de una planta muy chula que es originaria del Japón. Es un arbusto exótico de la familia de las Saxifragáceas, con tallos ramosos de un metro de altura aproximadamente, hojas elípticas, agudas, opuestas, de color verde brillante, y flores hermosas, en corimbos terminales, con corola rosa o azulada, que va poco a poco perdiendo color hasta quedar casi blanca.

Aclaro a la concurrencia
de qué se trata esa cosa:
no me refiero a la rosa
sino a la flor de la hortensia.

De la rosa competencia
y a la gente no lastimas,
porque eres, bonita hortensia
una planta sin espinas.

 

 

Respuesta de Hortensia:

Agradecimiento.

 

Se aclara la concurrencia,
con el nombre de las dos,
a cual refiere la historia,
de estas flores del Japón.

Siempre preferí la rosa de
refinado color; me eligieron
como Hortensia, que en rosa o en azulado
me conformo con las dos,
con tal de que a ti te guste
¡que más meda   si soy yo!
 
   Las rosas en la ventana,

 siguen expuestas al sol

pues nadie vino a  por ellas

nadie supo de su olor. 

Aun siendo bellas las rosas

diferente  en  su esplendor,

su perfume primoroso y…

 su rosado color

continúan  en la ventana.

Ni el viento  se las llevo.

 

Hortensia Alcalá García

 

 

viernes, 7 de agosto de 2015

ADONDE EL AMOR ME LLEVE



ADONDE EL AMOR ME LLEVE

Museo San Marco, Ernesto me dijo que su oficina está cerca del museo. Estoy en vía de la colonna, pero la calle es…Vía Cesare Battisti. ¡Qué perdida me encuentro por esta ciudad! -Pero soy yo la torpe… hoy también se me pasara la hora de la entrevista.

Algo nerviosa al no poder encontrar el sitio, decido llamar a Ernesto, ¡anda que también llamarse Ernesto!  Como mi vecino, el que vive en el piso de arriba.

            -Mensaje al móvil, es Ernesto; si antes lo pienso antes me llama!! Dice que estoy  al lado de la oficina; pues es el número 12: -seguro que será un señor viejo con bigote blanco, ya tintado de amarillento por el humo del tabaco. Y me saldrá la risa cuando le vea- le parecerá mal…y a la calle  sin hacerme la entrevista.  Sería un fastidio  pues tenía ilusión para marcharme a México  por el asunto del jade, ya que si me mandan a China no entiendo el idioma de los Nómadas y, no podré comunicarme con ellos “¡con lo que me gusta hablar!!

             Joe! Si esto es un Paolacio con un león a la puerta, más viejos que la pana”. Bueno en que líos me meto, pero tengo que entrar. “Esto es un hotel y  sigo adelante por un gran pasillo. Por todos lados veo al final o principios de escaleras o en cualquier recodo, estatuas de David, y el retrato de Miguel Ángel. Pero bueno con el Mármol y las alfombras del estilo Italiano en colores pastel, dan un toque especial  al largo pasillo y escalinatas, realzando la belleza del esgrafiado de algunas paredes y techos a manera de mural. Que al cobijo de altas bóvedas decoradas con los frescos de Miguel Ángel. Del mismo modo entremezclado con los graficados estilizando así el romanticismo y la delicadeza del buen hacer del gran pintor, Arquitecto y, escultor. También se dice que fue un buen poeta! Italiano. Michelangelo Buonarroti   Siempre presente en esta ciudad. Al igual que en todo el país.

Ya,  en la puerta del despacho nº 8 junto a la baranda de la escalera que sigue hacia arriba, pulso el botoncillo 3 como Ernesto me indico, no escuche pasos por lo que procedí a sacar del bolso la barra del carmín tres números más alto que el mío habitual, para pintarme los labios; y me salpico con unas gotitas del perfume que me compre junto con las medias de seda, en color natural.

             Al verme reflejada  en el brillo de una placa dorada del letrero de la puerta,  me distraigo y  me di cuenta que no me fije que ponía en el letrero. ¡Yo que sé, a  todo no se puede llegar!

No salen a abrirme. Me siento en la escalera, saco el móvil y está sonando el dindoneo, del chat. Miro en mi blog (http://hortensianorte.blogspot.com.es/ ) Alguien dejo un comentario. (Chica especial, me encanto tu poesía)  escucho pasos y me pongo en pie…  ¿tú?

No sé como estoy viva del gran susto que me lleve. Ernesto no tenia bigote, ni era un viejo gruñón. Con una media reverencia me invito a pasar, mis pies no querían…pero mi cabeza les contradecía. Entré me senté frente a Ernesto sin elevar la vista para nada, mirando al suelo le respondí a algunas preguntas. Me levante para marcharme… el también. Se puso delante de mí con un sobre grande en la mano, también un par de cajas en papel de regalo. Se planto de rodillas, extendiendo los brazos…

Y  me dijo!!

¿Quieres la miel del color de mis ojos? Y tras recítalo entre ambos,  agotando las últimas palabras  me entrego el contrato de trabajo y me ayudo a desenvolver el regalo.

Un anillo de oro blanco con piedras de jade. También el colgante del mismo mineral que el mismo me colgó en el cuello   mientras continuamos recitándonos la poesía.

¿Tu quieres la miel del color de mis ojos?

Hortensia Alcala García

miércoles, 5 de agosto de 2015

Un palpito de amor


Un pálpito de amor 

 

La lluvia vespertina cesó. Noche  sosegada; mientras los sueños  reposados dan paso a la alborada de un mágico día, que  me  quedara gravado para siempre.   Horas más tarde conocería a alguien especial en mi vida- alguien que a buen seguro me hará despertar del letargo de tantos años de soledad. 

Voy al aeropuerto a  recibirle: Llego a la vez del aterrizaje de uno de los primeros vuelos de la mañana,  en el que viene la persona tan esperada.

 Me parece estar tranquila… pero un cosquilleo me recorre el cuerpo  a la vez que la sonrisa hace presencia en mi cara. 

Al alcanzarnos  con la mirada… un pálpito”  sé me hace sentir en el alma,  que al saludarnos   note que tu mano me quemaba, como el fuego de una lumbre,  cuando se queman las jaras.

Sin rumbo fijo… nos fuimos paso lento de mañana. Solo el canto de las aves  en los parques se escuchaba. 

A la sombra del  tilo, en el camino  nos sentamos  para  amarnos.

Junto a ti  inhale el perfume de la dulce  flor y,  sorbí  de tu boca el más ferviente sabor del que puede saborear una mujer con el alma enamorada. 

Este día  seria inolvidable para mí  y a buen seguro… para ti que tan solo te encontrabas.

El canto arrullador del pájaro jilguero desde su nido nos regalo su trino.  Mienta  acariciándonos al susurro, del amor la  ternura se palpaba.  

 

Hortensia Alcala García