martes, 20 de junio de 2017

Soñarte


Soñarte

Él: Anónimo

 

Soñarte ha sido el caminar de mi noche, tus manos el roce que acariciaban el plumaje de mi pecho, el latir de tu corazón, el que hacía palpitar la piedra dormida que era el mío, y que surcaba el vacío en su caída, con el fin de fundirse tu latir y mi palpitar en un solo gemido. Mis manos buscaron tu piel, se perdieron de gozo en tu cuerpo mis labios te amaron con la vileza de un amante, robándote los sentidos y haciéndote perder la conciencia, mi cuerpo sirvió de cojín para que tu cuerpo buscará su locura, para que tu danza del vientre la quisieras hacer eterna, mientras me robabas hasta el último aliento; que tu cuerpo erguido y sentado en mi trono buscara con tu rostro y tus ojos cerrados el brillar de las estrellas difuminándose por el manto de la aurora. Que bonito verte resplandecer cuando el sol apareciendo viene por el horizonte, enviando como mensajero al amanecer, y dibujando las sombras de tu figura en mi cuerpo y en las sedas que abrigaron nuestra piel, ya amanece mi princesa y aunque no quiera te vas, te desvaneces, espera un segundo mi sueño, solo déjame desearte los buenos días, y allí donde vayas o donde estés que tengas un lindo y hermoso día.

 

 

Un nuevo amanecer

Yo: Hortensia

 

Espero con impaciencia ese bello amanecer. Deseosa de unir el tacto de nuestras manos. Romper la piedra que tu corazón esconde, acariciar el viento mientras miro al horizonte. La niebla vespertina con su velo sedoso y frió, separando el día de la noche nos regala el aliento a nuestro respirar, profundo, como profunda tu mirada ilumina el valle que tras la luz se esconde.

Cenizas sonrosadas cubren la colina en la que se alza la muralla. El dossier del lecho me desvela, con el revoloteo del viento, mientras mis manos buscan tus manos, al igual que tu mirada. Como mi boca tu aliento lo busca desesperada. Que larga se hace la noche, esperando la alborada. Cuando te veré llegar para juntar nuestras almas. Quisiera...yo poder....quisiera...detener la madrugada, para sentir tu calor, al clarear la mañana, para envolverme en tu piel. Para meterme en tu alma, para llenarte de besos y sonrisas plateadas. Para detener las horas y darte los buenos días...por siempre alma con alma.

 

Hortensia Alcalá García

No hay comentarios: