jueves, 25 de mayo de 2017

Reflexión: 20 Versos en la desesperación

Versos en la desesperación


Reflexión: 20 Versos en la desesperación.



Hoy amaneció el día muí temprano.

El pájaro cantor se equivoco.

Las piedras de la calle no llegaron a tiempo

y en un profundo bache, mi ilusión se cegó.


Quisiera en la penumbra dormitar mis penas;

borrando de mi mente todo aquel dolor.

Volver a ver el valle mojado del roció y

los llanto de mis ojos secarlos al calor.


Ya no le quiero dijo aquel poeta...

al igual que dijo ¡¡O puede ser que si!!

En la noche del alma la llama fulminante

arrasa con sus fuerzas la razón que poseí.


Promesas incumplidas retumban en mi mente

aquellas que se hacen cuando todo es amor.

Las dunas del desierto las traslada la brisa

que sacuden los vientos y te dejan dolor.


Quizás ya no le quiero... ¡pero le quise si!

Derroche mi esperanza viviendo de ilusión

y deshice mi vida ...procurando vivirla

.Y en un profundo bache mi ilusión se cegó.



Autora: Hortensia Alcala Garcia



25/5/2017


domingo, 14 de mayo de 2017

Unos años han pasado


 (Habanera)

Poesía: Hortensia

Unos    años  han  pasado,

 vuelvo al puerto de San Juan,

 a esperar  al marinero  

  que regrese de la  mar.

 

 Marinero –marinero

 yo te vuelvo a saludar,

 he de hacerte más preguntas

 ¡¡Si me puedes contestar!! 

 

Dime si te moja el agua,

  recordando tu soñar.

 Si la brisa de la noche…

 te deja sabor a sal.

 

Si le cuentas  las historias

 a las gaviotas del mar,

 o revelas los secretos

  de  amores al capitán.

RECITADO

 ¿Me recordaste en tu barca  cuando te fuiste a pescar?

¡¡Oh  los vientos de poniente  no te dejan  recordar!!

 ¿Tienen  celo  de la luna   las sirenitas del mar?

  ¿….Le revelaste el secreto  o lo pudiste guardar? 

…Y en la  noche silenciosa me pudiste tu escuchar

   cuando te llamo en los sueños  y tu –tú… altanero te vas?

 

CANTO

Marinero- Marinero…

 de noche estrellada y  sal,

 rema  despacio  esta noche 

 que me puedas recordar.

La  barca de los deseos,

 vuelve de nuevo a pescar, 

 llevándose al marinero

  aquel que vive  en  el    mar. 

RECITADO:

 Yo quisiera ser  gaviota para  volar sobre  el mar

 asi   tenerte  muy  cerca  y,  me vengas  a buscar.

 

Hortensia Alcala García

martes, 9 de mayo de 2017

Despertar la piedra



Despertar la piedra

 

Déjame amarte amor al llanto de la guitarra,

déjame ver tu mirada de luz deslumbrando

la mañana, al espejo  azul  como la fuente clara,

déjame  llenar el cántaro con la frescura del agua.

 

Ayúdame a drenar la piedra rocosa como tu alma,

 no permitas que este amor  termine de madrugada,

como termina la noche  dando paso a la mañana,

como fugan las estrellas con el lucero del alba.

 

Mientras cantan las alondras, posándose en la ventana.

Mientras despiertas del sueño, de una noche que se acaba,

como se acaban los años, como  el tiempo  pasa y calla.

 

Déjame llorar contigo al  llanto de la  guitarra.

Como a lo lejos susurran  las aguas ya desbordadas.

Mientras despiertas la piedra desde dentro de tu alma.

 

Hortensia Alcalá García

jueves, 4 de mayo de 2017

Se quebro el amor por la rutina

Fotos: Hortensia 

 Se quebró el amor por la rutina.


Se quebró el amor  de tanta rutina.
Se apago la llama  que el  fuego  encendía. 
Se  seco la flor  que al jardín distraía, el
que hacía  a la luz brillar   en la noche fría.

 En mis desvaríos tan feliz me hacías;
 que llegue a  creer que el amor existía.
...Y llego la noche de sabanas frías.
 Se lleno de luces mi mente aturdida.

 Clamando tu nombre...y tú no me oías. 
Di fuego a mi mundo, el que tú me hacías…
Ver desde  mi  trono  lo que no existía.
...Y llego  otra noche,  después de otro día.

El fuego arraso todo lo que había.
Tu, imagen  en llamas negras y amarillas,
 Estruje mi mente,   de fuego encendida.
 Mi  llanto    en la noche  con lágrimas vivas.
 Me volvió a mi mundo  desde la otra vida.

Hortensia Alcalá García.

martes, 2 de mayo de 2017

Como duele el silencio


fotos: Hortensia
Como duele el silencio


Como duele el silencio en la lejanía;  como duele.

Como duelen las noches  de tu destierro; como duelen.

duelen esperando en  penumbra  que llegue el día,

que nos  traiga otra noche con su silencio.


Dulces fueron los besos que me robarte,

el tacto de tu piel junto a la mía... quedaron en  mi cuerpo

como el diamante;  socando  mas y mas en mis heridas.

Solo con tu recuerdo aspiro el aire, que pueda respirar  mi  triste vida.


Como duende flotante que pierde el rumbo, correteo los

vientos enloquecida.

celosa de las sombras que el sol esconde

mientras grito tu nombre  por las esquinas.


Las palabras se fueron con la noche, para retornarlas  con el día.

En mi desatino  te nombro por si acercar pudiera yo-pudiera.

Acercar más ami,  la lejanía,

rompiendo el silencio de la noche  y unir para  los dos,

la noche con el día.


Hortensia Alcalá García




lunes, 1 de mayo de 2017

“El llanto del violín”

“El llanto del violín”
Fotos: Hortensia
 

Te conocí mientras  aguzando las cuerdas del violín  me

encontraba.

Me  ofreciste ayuda, que yo acepte sin demora.

Por  gratitud te di mi mano y  comenzamos

 a bailar;  mientras que tu fijamente me mirabas.
 

¿Qué viste en mi; yo pregunto?  Si al momento

  el tacto de tu mano me quemaba. 

 Mientras

el vals nos hacia recorrer sobre el brillante suelo

del salón, que rosas y guirnaldas adornaban.
 

La escalinata azul de cielo   recorrimos, bajo una luna,

 nueva plateada.
 

La brisa de la noche adormecida, nos 

 une nuestros cuerpos con el alma.
 

 Al despertar; el alba desvanece nuestro sueño-

 Y las cuerdas del violín en llanto se desatan.
 

 La sombra  de tu imagen  en mis ojos,

 la luz del sol  bajo su sombra poco a poco la apagaba.
 

Contigo  te llevaste mi sonrisa;

Contigo mis caricias y mi alma.
 

Hortensia Alcalá García

 

martes, 18 de abril de 2017

Declamando por fe: Desde la lejanía.

Declamando por fe: Desde la lejanía.
Declamando por fe: Desde la lejanía.

Romería: Virgen del Casar.

 

Surcando el sendero, en la fresca

mañana, descalza por los regatos,

camino hacia tu morada,  para pedirte

un poquito que en tu día me ayudaras.

 

Pido perdón si me excedo, pidiendo

a cambio de nada. Mientras el pueblo

 te reza, mientras tus fieles te cantan.

En otro verde del valle, una vida se desata.

 

Algo se agrego a su cuerpo, de joven madre

adorada. Mientras tu fiesta festejas, ella dormida

se presta a lo que el destino le guarda. En tanto

yo vagare como un duende, desde tu ermita a su cama.

 

 La amarrare con cadenas por

si el cielo la reclama, solo te pediré ayuda,

que el cerrojo tu le echaras, que no la dejen

 pasar... es aquí donde hace falta.

 

Si algo tienes que pedir, yo me presto  voluntaria.

Al otro día llego al mundo!! Y no es hora que se vaya.

 Para celebrar con ella, su aniversario, y su estancia.

Esperando tu bondad rezare junto a su cama.

 

Con lagrimas  regare los caminos que tu andas.

Los fieles en procesión con cántico te agasajan,

es por eso en este día, no nos niegues tu mirada.

Cúbrela bajo tu manto, no te olvides de ayudarla.

Gracias mil gracias te doy, con el fervor de  mi alma.  

 

Hortensia Alcalá García

sábado, 8 de abril de 2017

La cosecha del amor


 

LA COSECHA DEL AMOR:

 (Narración poética)


Que puedo  decir que no haya dicho. Que puedo hacer… que no haya hecho.

Si aventurada salgo a los caminos buscando mi razón y no la encuentro.

Busco mi razón de ser, mi razón de vivir.-Busco al amado de mi alma. Me desvelo en medio de la noche solitaria, sintiendo el frió de la soledad.  En mi corazón llevo  sellado tu rostro,  oculto.  ¿Será que este amor es tan fuerte como la propia muerte?

Dentro del sepulcro celosa de su oscuridad te busco- busco tu alma,  dormida  en la noche eterna. Los celos abrasan el  espíritu y te busco perdida en llamaradas. No hay agua que pueda saciar mi sed y apagar el fuego que arde en mis entrañas.

Consulte a mi destino me, y  respondió  que por mi sufriendo estaba!!

 Cirios encendidos que ni las muchas aguas pueden extinguir, en el sentir de una mujer enamorada. Bebería el agua de esos ríos si el poder de este fuego se acabara.

Te llamo, - ¡me respondes! - Me respondes. Oigo tu voz, puedo ver tu rostro acalorado, siento tu mano en mi cara.

-Tu olor;  con perfume enamorado. Tus caricias en mi rostro sonrosado me hacen estremecer.  Ya no hay muros que separen este amor que con tanto sufrimiento hemos forjado.
Caminaremos  de la mano, sembramos la cosecha en primavera. La recogeremos en verano. Beberemos el zumo exquisito de la vid. Derrochando nuestro amor ensalzaremos el himno  que entre ambos hemos forjado.
Ya la casa no notara la ausencia, ni sentirá el dolor  ya del pasado.

Hortensia Alcalá García

sábado, 25 de marzo de 2017

PENAS DE GITANA

Penas de Gitana
PENAS DE GITANA

 

Lucero que alumbras  a la luz del alba.

Termina ya  la ronda, que ella te aguarda. Vestida de

 lunares  por la mañana, con sus cabellos negros…,

 alma gitana.  Quitando penas por donde pasa.
 

 

Con ojos de gacela, su piel canela al sol dorada. Recorre

 los rastrojos  de los trigales,   que entre  amapolas

 los segadores  le regalaran. Semillas que parieron

las tierras duras  que ellos sembraran.
 

 

Pinceles de Murillo, para pintarte necesitaran.

Tus ojos piconeros, triste figura, triste mirada.

 Escondiendo las penas de los amores  que tu les dabas.

 

La luz de aquel lucero que  la penumbra desenfocara.

Los pinceles  se secan ante la ausencia que se acercaba.

Lloran los segadores… lloran la pena de una gitana.

 

Hortensia Alcalá García

viernes, 24 de marzo de 2017

Déjame quererte


        (Déjame quererte)
 Te quiero,  porque te haces querer.
Me gustas; porque eres  así,  como te elegí.
Tú no cambies nada, sigue siempre así.
Un  bello remanso, verde primavera
Son tus ojos claros,  que con su mirada
  Triste  apasionada,  al caer la tarde…desde
El horizonte, me llenan de ti.
Te conocí no sé dónde. Ya no lo recuerdo
 Ni donde te vi.  Vientos  del otoño, qué el
 Verdor apaga.  En rojos del cadmio,
Dibuja las hojas del árbol desnudo,
Que en sus filigranas me acercan  a ti.
Te quiero, porque te quiero.
Me importas desde que te vi.
Déjame  quererte, como el  sol al agua,
Como el niño al beso.  Regazo  amoroso,
Seré para ti. Déjame quererte y no dudes de mí.
¡¡Déjame quererte!!
 
Hortensia  Alcalá García.  

miércoles, 22 de marzo de 2017

 
 
DONDE LA VERDAD SE ESCONDE
 
Te pedí que me enseñaras a  quererte,- me entendiste mal
y  me enseñaste a odiar.
Si alguna vez te lastimé –déjame  llorar mi pena  y me enseñas a olvidar.
 
Si nada tengo para recordar, ¿cómo  podré yo olvidarte?
En el silencio de mi mundo entristecido, adormezco mi desdicha.
Mientras mis manos desnudas y temblorosas, vida de mi vida
 aun te tocan  al recordar.
 
 Como  ráfagas  tu  mirada en mis ojos, se pierde
confundiendo los días con las noches.
Mi alma rota   se quedo al ver que te marchaste.
Como un puñal de fuego ardiente, justiciero
 de mi amor…mi corazón sangraste.
 
No tengo fuerzas para seguir viviendo, sin respirarte.
Mi voz callada te llegara, pidiendo que en mi cruz  graven
 A la vez  tu nombre.
 Allá en la eternidad te esperare en donde la verdad…
 el rencor esconde.
 
Hortensia Alcalá García
 

 

jueves, 16 de marzo de 2017

Dejame quererte


(Déjame quererte)

 Te quiero,  porque te haces querer.

Me gustas; porque  fue   así  como te elegí.

Tú no cambies nada, sigue siempre así.

Un  bello remanso, verde primavera

Son tus ojos claros,  que con su mirada

  Triste  apasionada,  al caer la tarde…desde

El horizonte, me llenan de ti.

Te conocí no sé dónde. ¡¡Ya no lo recuerdo-

 ni donde te vi!!  Vientos  del otoño, qué el

 Verdor apaga.  En rojos del cadmio,

Dibuja las hojas del árbol desnudo,

Que en sus filigranas me acercan  a ti.

Te quiero, porque te quiero.

Me importas desde que te vi.

Déjame  quererte como el  sol al agua,

Como el niño al beso.  Regazo  amoroso,

Seré para ti. Déjame quererte y no dudes de mí.

¡¡Déjame quererte!!

 

Hortensia  Alcalá García.

Dedicatoria:

 

lunes, 13 de marzo de 2017

Te doy la miel del color de mis ojos


¿QUIERES LA MIEL DEL COLOR DE MIS OJOS?

 

Alegre me desperté,  esta mañana temprano.  Incrédula por la complacencia de un amor casi olvidado. Pues nos dijimos adiós en un tiempo ya pasado.

No pude decir tu nombre, tu nombre casi olvidado. De la mano me tomaste, me trasladaste al pasado, recordando nuestras noches y tiempos tan añorados.

Nuestras manos enlazadas sintieron el pálpito de nuestros corazones, como ríos desbordados. Mientras caminamos juntos, con los recuerdos forjados.

 

¡¡Nos miramos fijamente y te dije!! ¿Quieres la miel del color de mis ojos?

Me miraste con dulzura; nos abrazamos llorando, llorando lo cuento ahora, llorando lo estoy contando. ¡Dime! ¿Tú quieres la miel del color de mis ojos?

 

Quise sacudir mi alma, para no pensar en ti. Te dije... ya no te quiero y pronto me arrepentí. No quise soñar contigo  para dejar de sufrir, mas la noche traicionera volvió a llevarme ante ti. Entre sueños enlazados nos damos de nuevo el sí. No retire tus regalos, con mas amor te los di. Te regale mi pasión. -Mi entereza  yo te di,  también las rosas más bellas que corte de mi jardín.

¡Te regale la miel del color de mis ojos! Llorando  yo te la di.

Y te regalare mi boca, mis labios... mi sonrisa armoniosa,

mis manos para enlazarlas con las tuyas  cuando nos demos el sí.

 

Tímidamente  me desnudo ante ti.  Te ayudo a retirar tu atuendo “gentinoso” ceñido varonil. Ya nada me impide saborear tu piel. Cuerpos encendidos por el amor…  me estremezco ante tu figura varonil… ¡¡Me siento desfallecer!!

Embriagados por nuestro sentir placentero, en desbordante vaivén. Conteniendo las palabras; rompiéndolas de placer. Frases contenidas, palabreándonos  amor. Palpando la piel temerosos de perdernos otra vez.

Complacencia mutua derrochando amor. Te ofrezco mis pechos ardientes  erguidos,  por el tacto de tu piel… ¡¡Dulce placer!!  Dulce placer.

Esperando  el momento, de saborear el alimento dotado del más querer. 

Sabores variados de sal y miel- de sal y miel.

Sabor salado mezclado con rica miel, el que nos hizo sentir y  nuestro cuerpo estremecer. Fueron tantos los regalos,  regados con rica miel.

 

Hortensia Alcalá García